About

LO ÚLTIMO

08 abril 2019

Venezolanos en EEUU acuden al partido republicano por falta de acción contra Maduro.


DORAL, Fla. - Por primera vez en 60 años, la lupa política del sur de la Florida se encuentra en un país que no es Cuba. La crisis humanitaria que se está desarrollando en Venezuela la ha llevado a la vanguardia de la conversación política no solo en el Estado del Sol, sino en todo el país.

A medida que los problemas del país empeoran, los demócratas venezolanos-americanos cuestionan si las acciones de su partido van lo suficientemente lejos. Un número creciente de exiliados dice que se sienten olvidados por una nueva generación de demócratas progresistas y abiertos, dejándolos menos en deuda con un partido al que habían apoyado durante mucho tiempo.

Los temas que durante años se debatieron acaloradamente en un área de Miami conocida como "Doral-zuela" debido a su vibrante comunidad venezolana, han llegado a los oídos de algunos de los legisladores más poderosos de Washington, D.C.

Los venezolanos están enojados porque, a medida que el país continúa en espiral, algunos demócratas siguen pidiendo a los Estados Unidos que se retiren de Venezuela y levanten todas las sanciones contra el gobierno.





"Aquí es donde los demócratas han soltado el balón constantemente ... nunca se han sentido como si fuera un tema importante ... es muy difícil sentir y coexistir en el mismo partido que dice que estas cosas son tan ignorantes sobre mi país", dijo el inmigrante venezolano. Helena Poleo.

Poleo asistió a la universidad en los EE. UU. Con todas las intenciones de regresar a Caracas para comenzar su carrera periodística en el negocio de revistas y periódicos de su familia, sin saber que años más tarde, en noviembre de 2017, el gobierno venezolano se interpondría entre ella y sus sueños.

"Nos negaron el acceso al papel, apagaban nuestro poder en el momento de la impresión ... simplemente se volvió hostil", dijo Poleo, ahora presidente de Influence Communications, Inc. en Miami. Su familia también huyó a los Estados Unidos y ahora administra las publicaciones en línea desde Miami.

“Tenemos una sala de redacción en Venezuela, pero ha sido muy difícil estos últimos días. No han tenido poder, no han tenido Internet ”, dijo.

Humor cubano aqui


Los representantes demócratas Ro Khanna, Ilhan Omar y Tulsi Gabbard se oponen a la decisión del gobierno de Trump de reconocer al líder de la oposición de 35 años, Juan Guaidó, como presidente de Venezuela, imponer sanciones petroleras y negarse a descartar acciones militares contra el presunto presidente lefista, Nicolás Maduro .

La congresista de primer año en Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez, autoproclamada demócrata-socialista, describió la estrategia de Estados Unidos en la empobrecida Venezuela como "contraproducente", al lado del senador de Vermont Bernie Sanders al negarse a denunciar el régimen de Maduro, lo que provocó una fuerte reacción de ambos lados del pasillo político.

Estados Unidos fue el primer país en reconocer a Guaidó como el legítimo presidente de Venezuela, lo que llevó a más de 60 naciones a seguir su ejemplo. Las Naciones Unidas continúan reconociendo a Maduro, aunque ha pedido conversaciones, ya que aproximadamente 50 países miembros se han comprometido a apoyarlo, incluidos China, Cuba, Irán, Corea del Norte, Rusia y Siria.


La historia de amor de Juan Guaidó y Fabiana Rosales [VIDEO]

"Mucha gente ... está francamente sorprendida por esta expresión de solidaridad de la izquierda con el régimen militar ... se preguntan cómo es posible", dijo el congresista cubano-estadounidense Mario Díaz-Balart, R-Miami. "Si miras a Venezuela, es difícil no entender que el socialismo ... lo ha destruido".

Luigi Boria, quien se mudó a los EE. UU. Desde Venezuela con su esposa e hijos en 1989, está de acuerdo. Dijo que no entiende cómo los funcionarios electos podrían llegar a su comunidad de exiliados, muchos de los cuales han experimentado el socialismo de primera mano, para promocionar esas políticas.


"Esto es algo que me asusta venir de Venezuela ... necesitamos a los Estados Unidos porque amamos a este país". Éste es un gran país. Y vinimos aquí en busca de ayuda ... y no queremos que eso se deseche como lo que sucedió en Venezuela ", dijo Boria, la ex alcaldesa de Doral, hogar de la mayor concentración de venezolanos en Miami.

Pero algunos venezolanos tampoco están completamente contentos con el enfoque republicano. Dijeron que querían que el presidente emparejara conversaciones duras en el extranjero con acción en casa.

"Pienso que los venezolanos están un poco confundidos ... por un lado, tenemos una especie de administración que habla mal, que parece tomar este tema muy en serio y lo aprecian. Pero por otro lado ... Si estamos reconociendo el hecho de que en Venezuela se está produciendo una crisis, parece que sería apropiado extender algún tipo de protección a las personas que están en este país en este momento y no deportarlas a una país que está viviendo lo que vive Venezuela ”, dijo Maurizio Passariello, un estratega demócrata nacido en Venezuela.

Aunque la administración de Trump ha criticado al régimen venezolano y ha expresado su apoyo a sus ciudadanos, no ha otorgado estatus legal a los inmigrantes que huyen a Florida, Texas y otros estados. Aunque es raro que los EE. UU. Otorguen un estatus legal a quienes escapan de un régimen, se otorgó a los cubanos hasta 2017.

El senador republicano cubano-estadounidense de Florida, Marco Rubio, está trabajando con los principales demócratas del Senado en la legislación sobre el estado de protección temporal.

Desde 2017 hasta 2018, Venezuela tuvo más solicitudes de asilo en Estados Unidos que cualquier otro país.

Según el Instituto de Política de Migración, la inmigración del país, que alberga a 31 millones de personas, aumentó en un 21 por ciento, o casi 61,000 personas, entre 2016 y 2017, el mayor aumento significativo de inmigrantes de un país ese año. En los últimos tres años, más de 100,000 venezolanos se han asentado en Florida.

Poleo dijo que los miembros del Congreso que se pronuncian en contra de la intervención de Estados Unidos no hablan por todo el partido, argumentando que las tres congresistas demócratas del sur de la Florida, Donna Shalala, Debbie Wasserman Schultz y Debbie Mucarsel-Powell, se encuentran entre los partidarios más fuertes de la campaña del gobierno para derrocar El gobierno de maduro. También se han apresurado a distanciarse de algunos de los legisladores demócratas de extrema izquierda que comentan sobre este tema.

Shalala ha insistido en que las posiciones del senador Sanders no reflejaban las de la mayoría de los demócratas.

"Lo dejaré en claro, @SenSanders no refleja la mayoría del Partido Demócrata y nuestro apoyo al presidente interino de Venezuela @jguaido y al pueblo venezolano", escribió Shalala. "Maduro es un dictador y debe irse".

Ella y el representante Wasserman-Schultz también viajaron a la frontera entre Venezuela y Colombia, donde el gobierno de Maduro había establecido barreras para evitar que la ayuda humanitaria ingresara al país.

Pero algunos venezolanos tampoco están completamente contentos con el enfoque republicano. Dijeron que querían que el presidente emparejara conversaciones duras en el extranjero con acción en casa.

"Pienso que los venezolanos están un poco confundidos ... por un lado, tenemos una especie de administración que habla mal, que parece tomar este tema muy en serio y lo aprecian. Pero por otro lado ... Si estamos reconociendo el hecho de que en Venezuela se está produciendo una crisis, parece que sería apropiado extender algún tipo de protección a las personas que están en este país en este momento y no deportarlas a una país que está viviendo lo que vive Venezuela ”, dijo Maurizio Passariello, un estratega demócrata nacido en Venezuela.

Aunque la administración de Trump ha criticado al régimen venezolano y ha expresado su apoyo a sus ciudadanos, no ha otorgado estatus legal a los inmigrantes que huyen a Florida, Texas y otros estados. Aunque es raro que los EE. UU. Otorguen un estatus legal a quienes escapan de un régimen, se otorgó a los cubanos hasta 2017.

El senador republicano cubano-estadounidense de Florida, Marco Rubio, está trabajando con los principales demócratas del Senado en la legislación sobre el estado de protección temporal.

Desde 2017 hasta 2018, Venezuela tuvo más solicitudes de asilo en Estados Unidos que cualquier otro país.

Según el Instituto de Política de Migración, la inmigración del país, que alberga a 31 millones de personas, aumentó en un 21 por ciento, o casi 61,000 personas, entre 2016 y 2017, el mayor aumento significativo de inmigrantes de un país ese año. En los últimos tres años, más de 100,000 venezolanos se han asentado en Florida.

Poleo dijo que los miembros del Congreso que se pronuncian en contra de la intervención de Estados Unidos no hablan por todo el partido, argumentando que las tres congresistas demócratas del sur de la Florida, Donna Shalala, Debbie Wasserman Schultz y Debbie Mucarsel-Powell, se encuentran entre los partidarios más fuertes de la campaña del gobierno para derrocar El gobierno de maduro. También se han apresurado a distanciarse de algunos de los legisladores demócratas de extrema izquierda que comentan sobre este tema.

Shalala ha insistido en que las posiciones del senador Sanders no reflejaban las de la mayoría de los demócratas.

"Lo dejaré en claro, @SenSanders no refleja la mayoría del Partido Demócrata y nuestro apoyo al presidente interino de Venezuela @jguaido y al pueblo venezolano", escribió Shalala. "Maduro es un dictador y debe irse".

Ella y el representante Wasserman-Schultz también viajaron a la frontera entre Venezuela y Colombia, donde el gobierno de Maduro había establecido barreras para evitar que la ayuda humanitaria ingresara al país.

"Nuestros líderes demócratas locales han sido muy vocales ... pero en el resto del país, los demócratas parecen estar muy mal informados ... así que ellos mismos están alimentando esto", dijo Poleo.

Esa posición podría dar al presidente Trump una ventaja con respecto a los votantes latinos en 2020 en uno de los estados más grandes del país y hogar de su mayor concentración de venezolanos.

Casi el 17 por ciento de los votantes registrados en la Florida son hispanos, un grupo que incluye a venezolanos, cubanos, puertorriqueños, colombianos y nicaragüenses, entre otros. En un estado en el que Trump ganó por 113,000 votos en 2016, el voto latino puede hacer o deshacer una elección.

El tema ya está en el centro de la campaña de 2020, y la mayoría de los candidatos consultados sobre su posición en la crisis. La senadora de California Kamala Harris pidió que se permitieran elecciones libres y ayuda humanitaria en Venezuela, mientras que las senadoras Kirsten Gillibrand, Cory Booker, Amy Klobuchar y el ex vicepresidente Joe Biden afirmaron su apoyo a Guaidó como el líder legítimo de Venezuela.

"Realmente no se trata de ideología ... en realidad hay una crisis humanitaria en Venezuela", dijo Passariello. "Hay una falta de medicamentos, una falta de alimentos y una crisis de refugiados fuera de control".

En un discurso en contra del socialismo en febrero en una multitud del sur de Florida compuesta principalmente por solicitantes de asilo políticos, el presidente Trump dijo: "Los días del socialismo y el comunismo están contados ... no solo en Venezuela, sino también en Nicaragua y en Cuba".

“Ya vimos a los republicanos usar el término socialista contra los demócratas y conectarlos con un régimen. Esto es completamente incorrecto y es completamente una conexión incorrecta ", dijo Poleo. “Pero es una conexión que funciona y se trata de palabras de moda. Así que definitivamente funciona ".

Aun así, los republicanos insisten en que su mensaje antisocial les ayudará en 2020.





"Esto podría ser lo que fue la Bahía de Cochinos para los votantes cubanos ... Esto podría ser una situación de un solo problema en el que, incluso si usted es un demócrata, vota por un republicano porque lo han apoyado", dijo Poleo, agregando que los venezolanos han encontrado un sistema de apoyo en la comunidad de exiliados cubanos del sur de Florida desde que llegaron a los Estados Unidos

Díaz-Balart dijo que las posiciones de inclinación socialista de algunos demócratas podrían dejar al partido con la posibilidad de una nueva generación de republicanos venezolanos americanos como los cubanoamericanos experimentaron en la década de los sesenta.

Michael Touchton, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Miami, dijo que el impacto político podría durar años, incluso décadas.

"Al igual que con la población cubano-estadounidense, veo una oportunidad para tomar ese apoyo político por una generación o más", dijo Touchton. "Muchos otros miembros de comunidades latinas que simpatizan ... se interesarán en ver cómo se resuelve o no se resuelve este escenario hasta la elección de 2020 ... así que podría haber más votos en la línea de lo que creemos ... estos problemas podrían revertir mucho más allá del Comunidad venezolana ”.
Fuente: Fox News

0 ¿QUE OPINA USTED?:

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Grocery Coupons