LO ÚLTIMO
Home » » Ex preso político venezolano: "Vi hombres crucificados"

Ex preso político venezolano: "Vi hombres crucificados"


El líder estudiantil venezolano Lorent Saleh pasó cuatro años tras las rejas por la resistencia pacífica al régimen socialista de Nicolás Maduro. Lanzado este mes, ofreció varias entrevistas esta semana desde su nuevo hogar en España, describiendo con gran detalle la gran variedad de métodos de tortura que experimentó y vio en uso durante su encarcelamiento.
Saleh, un líder estudiantil de la oposición, fue arrestado en una ola de protestas por los antisocialistas pacíficos en 2014, cuando tenía 26 años. Pasó cuatro años en prisión sin una condena, sin haber comparecido ante un juez. Su madre, Yamile, explicó recientemente a los medios que Saleh fue acusado primero de un delito por sostener un cartel que decía "Chávez mintió" en 2010 y, cuatro años después, fue arrestado por haber traído colombianos al país para protestar contra Maduro.





El entonces presidente colombiano, Juan Manuel Santos, lo extraditó, lo que llevó a cuatro años de lo que él describe como una espantosa tortura que lo llevó a intentar suicidarse cuatro veces.

El gobierno venezolano liberó a Saleh a España este mes después de la repentina muerte del político local de Caracas, Fernando Albán, bajo custodia policial. Los funcionarios han proporcionado explicaciones contradictorias por su muerte, todos los supuestos suicidios. La oposición venezolana rechazó esta explicación y exigió una investigación.

Hablando al NTN24 de Colombia el lunes por la noche, Saleh describió la desesperanza de creer que moriría en la cárcel.

"Estaba preparado para todo menos la libertad", dijo. "Supuse que estaría en prisión hasta que el gobierno cayera o me mataran ... ya que no era miembro de un partido político, nadie luchaba por mi libertad". Fue horrible."

Saleh ofreció una entrevista mucho más extensa al periódico español El Mundo, publicado el domingo, en el que explicó en detalle varias formas de tortura. Señaló que los centros de tortura en la prisión subterránea de Caracas conocida como "La tumba" eran significativamente diferentes a los de Helicoide, el centro comercial de la capital que se convirtió en prisión política.

“Vi hombres arrodillados para que pudieran ser golpeados. Y lo peor, lo más terrible y sorprendente, vi a los hombres que no hacían nada ante el sufrimiento de otros hombres ”, explicó. “He visto a prisioneros colgados durante tres días en una barandilla. Crucificado Y otros prisioneros pasan junto a él, como si nada.

"He visto a prisioneros ofrecerse a abusar de otros prisioneros, pensando que así evitarían que los maltrataran a sí mismos y, por supuesto, eso no sucedió. Ellos también fueron abusados, e incluso más ", continuó Saleh. "Porque nadie, ni siquiera los guardias, confiaban en ellos".

"Algunos se acostumbran a golpear, someter [a los prisioneros a su voluntad], torturar, pero lo peor es que otros se acostumbren a ser golpeados, sometidos, torturados", concluyó.

El Helicoide fue donde el régimen de Maduro encarceló a Joshua Holt, un ciudadano de los Estados Unidos acusado de supuestamente acaparar armas de fuego para iniciar un levantamiento por orden del gobierno de los Estados Unidos. En mayo, Holt y Saleh se unieron a una protesta dentro de la prisión para exigir el fin de las palizas a la luz de un ataque especialmente sangriento a uno de sus compañeros presos, supuestamente en parte desencadenado por el hacinamiento. El régimen venezolano no mantiene a los presos políticos separados de los delincuentes comunes, quienes a menudo se quejan de que son tratados peor que los disidentes.

La protesta logró despertar la conciencia suficiente para sacar a algunos de los prisioneros del Helicoide. Maduro también acordó liberar a Holt. Este mes, Holt celebró una boda muy esperada en la iglesia mormona con su esposa Thamara Caleño, que también se celebró en Helicoide.

A diferencia del Helicoide, que Saleh calificó de sórdido y alimentado por la violencia de los matones, la prisión de la "tumba", dijo a El Mundo, era una "cámara de tortura" sofisticada y de alta tecnología

“Se encuentra a cinco pisos por debajo del nivel del suelo en un edificio en el centro de Caracas, la sede de la Agencia Bolivariana de Inteligencia. Es un laboratorio creado para la aplicación de torturas muy particulares, un lugar sofisticado y moderno ", explicó Saleh, describiendo la infraestructura como extranjera y" ruso-cubana, no venezolana ".

“Los venezolanos rompen las costillas. No te sacan sangre antes de los interrogatorios para debilitarte. No te exponen a la tortura blanca ", explicó.





Saleh describió la "tortura blanca" como un método en el que los guardias obligaban a los prisioneros a posiciones aparentemente cómodas (por ejemplo, con un brazo en alto o con las dos manos detrás de la espalda) durante 12 o 24 horas, o hasta una semana. El "blanco" viene de la intensa luz artificial que brillaba en los rostros de los prisioneros durante la tortura. Los guardias a veces añadían a la tortura un chorrito de agua en sus cuerpos y descargas eléctricas.

Otra forma de tortura, detalló Saleh, involucraba "anular, uno por uno, todos los sentidos del prisionero hasta que no sepa si está vivo o muerto". A diferencia de la tortura blanca, esta forma involucraba la oscuridad y la ausencia de sonido. “¿Sabes la única forma de descubrir [si estás vivo]? Dolor. Por eso quieres que te golpeen y te ganas a ti mismo. Contra el suelo ... contra lo que sea, buscando sangre.

Saleh dijo que la tortura tenía la intención de hacer que "confesara" que el gobierno de los Estados Unidos, junto con una variedad de disidentes venezolanos, lo habían reclutado para derrocar al gobierno, una afirmación que él llama "delirante".




Fuente: breitbart
Share this article :

No hay comentarios.: