LO ÚLTIMO
Home » » El plagio del himno nacional cubano (+ video)

El plagio del himno nacional cubano (+ video)



Se cumplen 200 años del natalicio de Perucho Figueredo (Pedro Felipe Figueredo y Cisneros, 1818-1870), autor del himno nacional cubano, La Bayamesa. Desde pequeños, en las escuelas cubanas, nos enseñan el texto y la música del himno nacional y, claro, a cantarlo. Es un baluarte de nuestra identidad y como tal el respeto debe ser absoluto.

Pero, pasó el tiempo y pasó un águila por el mar… como diría un gran poeta y uno se entera de cosas, me explico.

En cierta ocasión me invitaron a disfrutar de una ópera, no soy ducho en estos menesteres por considerarlos retrógrados, mas acepté por no herir sensibilidades ajenas y también por algo de curiosidad, no todos los días se presenta en tu ciudad una compañía de bel canto a interpretar “Las bodas de Fígaro” de W.A. Mozart, eso no se rechaza y pocos te lo ofrecen, en fin, algo de cultura nunca viene mal.

Enseguida te metes en la trama y da igual que canten en otro idioma y de una manera casi ininteligible, pero lo cierto es que la pomposidad, la puesta en escena, la actuación en directo y la música te engancha y no puedes dejar de prestar atención. Cuál no sería mi sorpresa cuando en cierta parte de la obra cantaban con la música del himno nacional cubano.
Más tarde me enteré de que era el aria “Non più andrai” de dicha ópera, cantada al final del acto primero. Es una burla de Fígaro a Cherubino, joven mariposón (farfallone) que asediaba las mujeres de palacio, motivo por el cual es mandado al ejército:



Non più andrai, farfallone amoroso,
notte e giorno d'intorno girando;
delle belle turbando il riposo
Narcisetto, Adoncino d'amor.


Y su traducción:


No irás más, mariposón amoroso
día y noche rondando alrededor 
de las bellas, turbándoles el reposo,
Narcisito, pequeño Adonis del amor.


Y sí, estamos en presencia de un plagio pues esta ópera data de 1785-1786 y la composición de Figueredo es de 1868, casi un siglo después. Lo que más me llamó la atención es que de los ocho versos que componen nuestro himno solo el quinto y el sexto no son cantados con esa música, es decir, un 75 % es copiado, eso por no hablar de su uso en la ópera para acompañar un texto en tono de mofa. Perucho no tiene justificación alguna, pues los derechos de autor ya se respetaban desde el siglo XVIII. Vaya decepción la mía, los cubanos hemos estado entonando las notas musicales de una bufonada a modo de plagio como himno solemne de identidad nacional. En el siguiente vídeo lo pueden apreciar.


}
Share this article :

No hay comentarios.: