About

LO ÚLTIMO
Home » » EL GENOCIDIO DEL ESCAMBRAY.

EL GENOCIDIO DEL ESCAMBRAY.


Presentar a los rebeldes del Escambray como delincuentes forma parte de la agenda del régimen asesino de los Castro para hacer valer su versión de la historia.

Es más fácil decir que eran bandidos o comevacas como también les llamaban. El comunismo siempre ha lidiado con su oposición así.

Desde 1960 hasta 1966 en las montañas del Escambray y en diferentes puntos del país se desató un conflicto librado por campesinos y la clase media contraria a las expropiaciones y al acercamiento a Moscú.

Se desconoce el número exacto de personas muertas en ambos bandos, así como de víctimas entre la población civil.
Durante ese período se vivieron las movilizaciones militares más grandes de la historia de Cuba en el siglo XX.

Durante la primera “limpia” del Escambray la dictadura admitió haber movilizado a 60,000 soldados de todas las provincias más los efectivos con los que contaba en Las Villas. En total sumaban unos 100,000 hombres.

Eso solo para perseguir a menos de 2,000 guerrilleros que eran los que en ese momento estaban alzados en las lomas, pero su extraordinario valor superaba a esas decenas de miles de serviles a la dictadura más sangrienta de América Latina en su historia.

Lo que a la tiranía cubana le cuesta admitir es que fueron los más humildes quienes más duro pelearon para que no se instaurara el comunismo en Cuba.

El momento histórico en que se desarrolló el conflicto, en plena Guerra Fría, mientras los soviéticos abastecían y asesoraban a Fidel Castro, nadie ayudaba a los alzados.
 Tras la fracasada invasión a Bahía de Cochinos y la negativa de Kennedy de ayudar a las fuerzas expedicionarias las condiciones de lucha en el Escambray se hicieron especialmente difíciles para los alzados que vieron concentrado todo el poder del ejército en eliminarlos.

Los jóvenes no se identificaban con el proceso revolucionario, la mayoría deseaba la democracia. La Revolución y sus referentes culturales son cosas ajenas, tomadas con desdén o, lo que es más peligroso, simplemente ignoradas.

Cientos de alzados fueron interrogados y torturados. El proyecto sin fines de lucro, Archivo Cuba, que se encarga de recopilar datos sobre la memoria histórica, ha documentado hasta la fecha 744 casos de alzados caídos en combate y más de 900 fusilados. Decenas más fueron capturados y fallecieron en las mazmorras cubanas.

“Todavía quedan testimonios por recopilar y muchos datos por recoger de esa época”, dice su presidenta, María Werlau.

La investigadora destaca además las atrocidades y los crímenes de guerra cometidos contra los que se resistían al gobierno de Fidel Castro. “Fusilaban en el acto a los acusados de contrarevolución. La Ley No. 988 de noviembre de 1961, que en 1962 denunció la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, dió lugar a cientos de estos fusilamientos sin cursar procedimiento jurídico de por medio”, dice.
Werlau también señala la denuncia de dicha Comisión en 1967 sobre la extracción forzada de la sangre de los condenados a muerte.

Archivo Cuba tiene documentado más de una docena de casos, aunque indica que la práctica parece haber sido generalizada. Se extraía casi toda la sangre de los condenados antes de llevarlos desfallecidos ante el pelotón de fusilamiento. La sangre era vendida posteriormente a Vietnam y otros países según se ha documentado por esa organización.

Fué un crimen el desplazamiento forzoso de decenas de miles de campesinos (las fuentes varían entre 30,000 y 70,000) a los llamados pueblos cautivos en el occidente de la Isla, después de ser despojados de sus escasas pertenencias.

Para Luis González Infante, ex preso político y autor del libro “Rostros de Héroes Cubanos”, que recoge más de 350 fotos de luchadores ultimados por la tiranía cubana, la lucha del Escambray significó la respuesta democrática de los verdaderos revolucionarios que buscaban impedir la deriva totalitaria en la que se encuentra hoy el país.

Cada cierto tiempo la dictadura cubana trata de justificar el atrincheramiento ideológico en que se encuentra y la miseria a la que ha condenado al pueblo de Cuba y reabren esas dolorosas heridas para fomentar el odio entre cubanos.

Los alzados del Escambray fueron los verdaderos revolucionarios.
Que en paz descansen sus almas y sus cuerpos.
Un Cubano Libre.
Fuente:Tomado del perfil de Facebook de de Liborio Marti
Share this article :

No hay comentarios.: