LO ÚLTIMO
Home » » Retratos de una sociedad secreta: “Soy abakuá”

Retratos de una sociedad secreta: “Soy abakuá”


CN.- LA HABANA, Cuba.- Nació en el conocido barrio de Jesús María pero, al poco tiempo, sus padres se mudaron para la no menos famosa barriada de Belén, en la Habana Vieja. Actualmente vive en Atarés y, desde el 2009, es abanekue de un “juego” abakuá de Los Pocitos, en el municipio de Marianao.
Es muy joven y, en consecuencia, su nombre aún no resuena en el mundillo de las artes en Cuba pero Hugo Curet Acosta, el pintor abakuá, ha comenzado a hacer historia mientras atrapa con sus pinceles ese pedazo de tradición que, por secreta, mística, de raíz negra y no occidental, aún padece los estragos del prejuicio y del racismo.
Según él mismo afirma, se introdujo en el mundo abakuá luego de leer a Fernando Ortiz: “Al principio solo pintaba el símbolo abakuá, que son los Iremes,  lo que la gente comúnmente llama los diablitos, pero después de leer a Fernando Ortiz comencé a descubrir cosas, como que el abakuá no lo compone el Ireme solo, es decir, que es un símbolo que está ahí pero no lo compone solo él. Hay plazas, hay piezas, hay rituales y todo eso fue influyendo en mí hasta que llegó el día en que me presenté y llegué a jurarme, a pertenecer a la secta como a los dos años de haberme presentado”.
Share this article :

No hay comentarios: