LO ÚLTIMO
Home » » Reparan el Cristo de La Habana tras el impacto de una descarga eléctrica

Reparan el Cristo de La Habana tras el impacto de una descarga eléctrica

Reparan el Cristo de La Habana tras una descarga eléctrica. (14ymedio)

14Ymedio.- Rodeado por un andamio, se ve por estos días al Cristo de La Habana, sometido a una nuevo proceso de restauración para reparar los daños provocados por una descarga eléctrica que impactó la parte posterior de su cabeza. Algo de la elegancia de esta figura que vela la entrada de la Bahía se esconde ahora bajo la armazón de metal y madera que lo cubre, en medio del trasiego de constructores y curiosos.
Desde su emplazamiento en el lugar en 1958, la estatua de 20 metros de altura y 51 sobre el nivel del mar, ha sido objeto de varias reparaciones, la más profunda de ellas en 2013 por expertos de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, pero las inclemencias del tiempo no le han dado tregua a la más emblemática obra de la escultora cubana Jilma Madera.
Hoy la enorme escultura se encuentra en rehabilitación por una brigada perteneciente al Complejo de Museos Militares, quienes son los encargados también del complejo arquitectónico Castillo de los Tres Reyes del Morro y la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña, así como de la Casa Cuartel de Ernesto Guevara en la colina de Casablanca.
El primer impacto de rayo le llegó en 1961, pero aquella pieza dañada fue sustituida por la propia artista
La estatua está compuesta por 67 piezas de mármol blanco de Carrara traídas desde Roma y bendecidas por el Papa Pío XII. El primer impacto de rayo le llegó en 1961, pero aquella pieza dañada fue sustituida por la propia artista. Un año después otro rayo volvió a deteriorar la parte posterior de la cabeza y así permaneció más de 15 años, sin recibir reparación alguna.
En 1986 tuvo su tercera descarga eléctrica, pero la Empresa de Monumentos de la capital bajo la mediación de la artista con las autoridades partidistas, lograron repararlo y ubicar en su cercanía un pararrayos.
En noviembre de 2014, un cuarto rayo impactó en la parte superior de la cabeza del Cristo y también afectó la mano derecha del monumento que estuvo varios meses en reparación. Las autoridades decidieron cambiar el viejo pararrayo y colocar uno nuevo más alto. Pero a inicios de 2016, una quinta descarga eléctrica volvió a sacudirlo y actualmente se encuentra cerrada por un largo período.
El monumento pertenece al Complejo de Museos Militares, de ahí que en este nuevo proceso de restauración sean los jóvenes que están cumpliendo con el Servicio Militar Activo (SMA), realizan turnos permanentes de guardia cada cuatro horas, para velar que ninguna persona suba a la estatua a través de los andamios que la rodean.
A inicios de 2016, una quinta descarga eléctrica volvió a sacudirlo y actualmente se encuentra cerrada por un largo período
Yordanis Matos, joven pinareño que cumple con el SMA dijo a 14ymedio que "hace una semana tuvimos que llamarle la atención a una mujer porque estaba subiendo por las escaleras, si le ocurre un accidente, la culpa la pagamos nosotros", detalla.
En las inmediaciones del Parque el Cristo de La Habana, una tienda móvil perteneciente a las Tiendas Recaudadoras de Divisas que vendía refrescos y productos comestibles, fue retirada del área con el pretexto de que la restauración es prolongada y no tendrán venta alguna. Un decisión que ha dejado sin la posibilidad de comprar ni una botella de agua a los pocos turistas nacionales y extranjeros que todavía llegan hasta el lugar.

Un atardecer en La Habana con el Cristo como fondo. (14ymedio)
Un atardecer en La Habana con el Cristo como fondo. (14ymedio)
El deterioro también se extiende hacia los vendedores de souvenir. Un productor de artesanía en el parque de Casablanca, aseguró a este diario que desde hace mucho tiempo llegan muy pocos visitantes. "Antes venían guaguas llenas de turistas y desde hace meses, rara vez llegan algunas, pero se van rápido porque el Cristo está en reparación”, explica el hombre. “La venta se ha puesto mala”, lamenta.
El Cristo de La Habana, tenido por milagroso por quienes le piden deseos o ponen ofrendas a sus pies se encuentra actualmente en disputa por autoridades municipales de Regla y Habana del Este, por estar enclavado en una zona limítrofe. También por la Oficina del Historiador de la Ciudad y Patrimonio Provincial, que quieren tener la custodia del monumento.
El litigio burocrático y la lentitud que caracteriza a las obras constructivas en la Isla  hacen creer a los vecinos de Casablanca, Magalis López, que la reparación de su atracción principal "pica y se extiende".
Share this article :