LO ÚLTIMO
Home » » Lo que querría el taxista mexicano NO eran las pinturas de Roberto Robaina sino el dinero del cambio

Lo que querría el taxista mexicano NO eran las pinturas de Roberto Robaina sino el dinero del cambio

El excanciller Roberto Robaina, en su faceta de pintor, en 2011. (AFP)
DC.- Las 12 pinturas del excanciller Roberto Robaina con las que huyó el viernes un taxista de Ciudad de México no estaban aseguradas, reveló la prensa mexicana este sábado. Según las informaciones, los cuadros están valorados en 22.000 dólares.
Las autoridades, por su parte, creen que el taxista no estaba interesado en los cuadros sino en quedarse con el cambio después de que quienes transportaban las pinturas le pagaran el viaje, informó el diario Excélsior.
Luciano Jimeno Huanosta, diputado por el Partido Humanista en la Asamblea Legislativa (ALDF), reconoció que el traslado de las obras a bordo de un vehículo de alquiler "no fue lo más adecuado". Como justificación, afirmó que no tenían recursos para otra cosa.
Las obras formaban parte de un grupo de 45 pinturas del exfuncionario cubano para una exposición que se inaugura este lunes a las 11:00 de la mañana en el auditorio Benito Juárez de la ALDF.
El evento, organizado por el propio Huanosta, lleva el título "Dos humanistas en la Ciudad de México, Roberto Robaina y Olof Palme, dos personajes, una misma visión", e incluye la presentación de un libro sobre el político sueco.
Huanosta dijo confiar en que las cámaras de vigilancia de la colonia Roma, donde se produjo el robo, hayan captado al taxi y pueda determinarse el número de la placa. Los del legislador, que transportaban las pinturas para llevarlas a enmarcar, no se fijaron. Tampoco miraron los datos del tarjetón de circulación o el nombre del chofer.
De acuerdo con un reporte de El Diario de Cohauila, Robaina, al parecer, sigue "pintando" al hombre que causó su destrucción política: entre las obras que el taxista se llevó habría un perfil de Fidel Castro.
Roberto Robaina fue secretario general de la Unión de Jóvenes Comunistas y luego ministro de Relaciones Exteriores de Cuba. A principios de los 90 se le consideraba la cara joven y "amable" del régimen y una de las figuras en ascenso dentro del castrismo.
Pero en 1999 Fidel Castro lo destituyó de manera fulminante y sin explicaciones.
Tres años después, Robaina fue expulsado "deshonrosamente" del Partido Comunista. Se le acusó de "deslealtad", corrupción, y de autopromocionarse como "candidato" de una transición poscastrista.
Tras varios años fuera de la vista pública, el excanciller aprovechó las medidas económicas puestas en marcha por el Gobierno de Raúl Castro, abrió un restaurante en La Habana y se dedicó a la pintura.
Según El Diario de Cohauila, fuentes del Partido Humanista dijeron que estaba prevista la participación de Robaina en la inauguración de la exposición en la ALDF a través de Skype, pues las autoridades cubanas "no le permiten salir de la Isla".



Share this article :

No hay comentarios: