LO ÚLTIMO
Home » » UN CUBO DE MONDONGO PARA EL “CHE” (MILES DE “ÑICOS RUTINA”)

UN CUBO DE MONDONGO PARA EL “CHE” (MILES DE “ÑICOS RUTINA”)

El adoctrinamiento comenzó desde un principio. No le dimos la debida importancia porque venía acompañado de nuestra firme     creencia de que “aquello no duraría mucho”. ¿No se acuerdan ustedes cuando nos burlábamos de las primeras marchas de las milicias por el pueblo? y nos reíamos diciendo: “Allá van comiendo bolas y rompiendo zapatos”. A modo de coña la gente decía que La Campaña de Adoctrinamiento Colectivo no produciría intelectuales pero sí muchas guajiritas embarazadas.
Recuerdo que tuve unos segundos de lucidez y al ver las cartillas de alfabetización que no eran más que parte del intento de indoctrinar a los incautos pensé: “Si esta situación dura demasiado todos los cubanos buenos y decentes van a padecer las consecuencias”.
En eso adiviné el futuro pero me equivoqué creyendo firmemente que tras 10 o 20 años de inculcarle a los niños y jóvenes teorías marxistas leninistas mezcladas con el culto a la personalidad a un siniestro personaje lograrían llenar la Isla de una punta a la otra de robots al servicio total del castro-comunismo.
Tanto intentaron -y tan contraproducente fue- meterles en las cabezas la doctrina extranjerizante, el ateísmo brutal, el desdén por el capitalismo y por los bienes de consumo que lo que lograron fue confundir las mentes de la inmensa mayoría. Ha sido todo lo contrario del deseo de los que intentaron poner a un país y a sus futuras generaciones ciegamente al servicio de un tirano.
La gestión de esculpir ese hombre militante del infernal Partido, antirreligioso, desposeído de materialismo, que recitara constante consignas anti norteamericanas, preconizado por Ernesto Guevara de la Serna, ha sido un total fracaso. Y las perversas ideas de unos cerebros podridos cubanos asesorados por hijos de hienas extranjeros solamente han sido aceptadas por una milésima de la población. LA INMENSA MAYORÍA MÁS QUE MARXISMO LENINISMO LO QUE TIENE ES COMEJÉN EN EL CEREBRO.
Y si bien los cubanos patriotas exiliados se desesperan (sobre todo en Miami donde muchísimos de esos seres confundidos y anodinos  han decidido carenar) ante las groserías, faltas de respeto y de modales, chabacanería y escasez total de patriotismo de esos “hombres nuevos” -que mejor sería llamarlos hombres y mujeres que no son “ni chicha ni limoná”- mucho peor deben sentirse los que intentaron convertirlos en unos monstruos capaces de asesinar en manadas a miles y miles de contrarrevolucionarios y se han convertido en unos apolíticos, desesperados por los aparatos electrónicos y electrodomésticos, por los celulares, las computadoras, la ropa, calzado y todo tipo de accesorios manufacturados en lo que ellos llaman “la Yuma”.
Hasta eso de llamar “Yuma” a los Estados Unidos de Norteamérica es un error garrafal proveniente de la mala interpretación de una vieja película llamada “3:10 to Yuma”. Y lo que se inició con la absurda Campaña de Alfabetización 57 años más tarde da hasta grima ver las cartas provenientes de nuestra Patria con 20 mil faltas de ortografías. Y las malas palabras dan al pecho.
Muy lejos estaban el régimen y los adoctrinadores del Partido de querer crear esos “aseres que volá” -como los llama Luque Escalona- ellos lo que deseaban era construir maquinas infernales tirándonos granadas de manos y Cócteles Molotov las 24 horas del día cada vez que intentáramos levantar la cabeza.
Fidel Castro se equivocó, yo también me equivoqué, pensando que lograrían millones de fanáticos violentos defensores de la hoz y el martillo,  y lo que han conseguido son millares de “Ñicos Rutina” dispuestos a jugarse las vidas en precarias balsas para llegar a lo que les inculcaron que era “el Norte revuelto y brutal”
Nos quejamos de ellos pero lo cierto es que no nos están asesinando ni nada parecido, simplemente nos están importunando con sus barrabasadas. Nosotros no tenemos que sentirnos decepcionados porque nosotros no los formamos ideológicamente. Ese elemento -que a veces nos parece que pertenecemos a diferentes planetas- fue ideado en los oscuros laboratorios de la Seguridad del Estado. El tiro les salió por la culata. Intentaron crear esbirros  y lo que lograron fueron unos chucheros. Cuando usted los vea y los escuche no se ponga bravo, no son un fracaso suyo, son una derrota de nuestros enemigos.
Si el “Che” resucitara y se diera una vuelta por la calle 8 del S.W. de Miami o viera a los jóvenes copulando públicamente en plena calle habanera pidiera regresar a su tumba fría no sin antes ponerse un cubo de mondongo en la cabeza.
Por Esteban Fernández
Share this article :

No hay comentarios: