LO ÚLTIMO
Home » » GUAPERÍA DE FACEBOOK.

GUAPERÍA DE FACEBOOK.

Se aproxima la visita de Barack Obama a Cuba y ya empezaron algunos tontos útiles a despachar guapería por Facebook. Que si los cubanos deben lanzarse a las calles y que si Fidel y Raúl debieran renunciar. Muy bien. Estoy de acuerdo con que la estancia de Obama en la isla será una oportunidad única para que los cubanos muestren su desacuerdo con el régimen, y eso sólo se podrá probar en las calles. 
Pero ya sabemos que las calles en Cuba son de los revolucionarios, o sea de los esbirros, y pasará lo que pasó con el Papa, que todo estará controlado y amarrado para que nadie mueva ni una uña cerca del presidente norteamericano. Por otra parte, ¿sólo hay que exigirle a los Castro que renuncien? ¿No es hora ya de gritarles en sus oídos que mueran de una vez y por todas? ¿No es más exacto reclamar abajo los Castro?
Toda esa guapería de Facebook me huele a podrido. Sobre todo porque los que guapean se encuentran a salvo, muy arropaditos en Estados Unidos o en otras tierras, y el día entero pegados a las redes sociales. Nada concreto en contra de la dictadura puede salir de un culo cuadrado encajado cómodamente en un butacón y metiéndole velocidad a una pantalla.
No espero nada del convite presidencial. Esperaba más de la actuación de los Rolling Stones. Me dije que ahí sí que era posible, que en pleno concierto los asistentes se rebelaran. Pero entonces recordé lo que fue aquel concierto de Billy Joel y Rita Coolidge en La Habana, también en el mes de marzo, pero del año 1979. Llenaron el teatro de los hijos de los pinchos (dirigentes) y de la policía castrista. Sólo algunos suertudos pudieron colarse. Lo mismo sucedió cuando el Concertoratoria de Michel Legrand en el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, en el año 1989, que repletaron el Karl Marx con alrededor de cinco mil agentes de la seguridad del estado. Yo lo viví de primera mano, pues yo era la encargada de trabajar con Michel Legrand durante su estancia en la isla. Muchos problemas que me trajo aquello, pues no me separé de él, pero también tuve la ocasión de hablar y decir lo que pensaba a uno de los más grandes exponentes de la música mundial. Tampoco aquel espectáculo, donde por primera vez se oyó en la isla, cantada por las mejores voces e interpretada por el genial compositor la Declaración Universal de los Derechos Humanos, levantó a un pueblo de su inercia. Sencillamente porque el verdadero pueblo no fue convidado. Al verdadero pueblo se le prohibió entrar en el teatro.
De modo que no sé para qué carajo sirve tanta guapería baratucha en Facebook, como no sea para llenarse la boca con caca pura. Los lobos hace mucho rato que arrinconaron a los corderos. Y no sueñen, que no será Obama el cazador que instigará a balear a las fieras antes que sea más honda la dentellada.
Zoé Valdés.

¿QUE PIESA USTED?
Share this article :

No hay comentarios: