LO ÚLTIMO
Home » » Fallece en La Habana Marta Jiménez, viuda del mártir Fructuoso Rodríguez

Fallece en La Habana Marta Jiménez, viuda del mártir Fructuoso Rodríguez

CaféFuerte.- La ex líder estudiantil y diplomática cubana Marta Jiménez Martínez, viuda del mártir revolucionario Fructuoso Rodríguez, falleció este sábado en La Habana a los 82 años, víctima de cáncer.
De acuerdo con su hijo Osvaldo Fructuoso Rodríguez, residente en Miami, Marta murió en horas de la mañana en su vivienda de Nuevo Vedado. Un empleado que la auxiliaba en los quehaceres domésticos halló su cuerpo sin vida en el inmueble.
“Estoy realmente devastado y haciendo los trámites para que se me permita entrar a Cuba y enterrar a mi madre”, dijo Osvaldo Fructuoso. “Creo que hay una poderosa razón humanitaria”.
Después de varias negativas de entrada al país desde 1988, Osvaldo Fructuoso recibió una visa de extrema humanidad por nueve días el pasado mayo, y pudo finalmente visitar a su madre enferma.
Historia de amor y desgarramiento
La desaparición de Marta Jiménez cierra una lacerante historia de amor, muerte y desgarramiento familiar que marcó para siempre la vida de Osvaldo Fructuoso, exiliado en Miami desde 1991.
Marta estaba embarazada cuando quedó viuda del dirigente estudiantil Fructuoso Rodríguez, quien cayó asesinado el 20 de abril de 1957 en la masacre de Humboldt 7, junto a otros tres miembros del Directorio Estudiantil Revolucionario que participaron en las acciones del asalto al Palacio Presidencial y la emisora Radio Reloj. Osvaldo Fructuoso nació exactamente dos meses después.
Durante toda su vida luchó por defender la memoria de su joven esposo y desentrañar la verdad oculta en torno a las circunstancias que rodearon la masacre de Humboldt 7.
Nacida el 12 de enero de 1934 en el seno de una familia de sólida posición económica en la barriada de Marianao, hija única del doctor Bartolomé Jiménez y María de los Angeles Martínez, Marta ingresó a los estudios de Farmacia en la Universidad de La Habana en 1951.
Fue en la Colina universitaria donde conoció a Fructuoso Rodríguez, con quien compartía algunas asignaturas, y la admiración derivó pronto en una apasionada relación amorosa. La pareja contrajo matrimonio el 27 de julio de 1956.
En la clandestinidad y el exilio
En el mismo año de su boda, Marta pasó a integrar las filas del Directorio, compartió refugio con los perseguidos, se vinculó a actividades clandestinas y organizó visitas a los presos políticos. Fue también muy activa en labores de recaudación de fondos para el movimiento revolucionario.
El 13 de marzo de 1957 escuchó el tiroteo y el movimiento de tanques en la ciudad, desde una oficina donde trabajaba en la Rampa. Fructuoso Rodríguez sobrevivió al ataque, pero una delación acabó con su vida y la de tres compañeros días después a manos del jefe de la Segunda Estación Policial, Esteban Ventura Novo.
Marta encabezó la manifestación del sepelio, sosteniendo el ataúd de su esposo, vestida de negro y en vísperas de dar a luz el hijo de ambos.
Después de la tragedia familiar, Marta continuó en sus labores de apoyo a los militantes del Directorio. vivió en el exilio en Venezuela y Miami antes de regresar a Cuba en 1959.
Diplomática por 20 años
En los albores del proceso revolucionario, Marta prosiguió la investigación sobre la muerte de su esposo hasta lograr pruebas definitivas de la delación de Marcos Rodríguez Alfonso, Marquitos, miembro del Partido Socialista Popular, quien terminó enjuiciado y condenado a muerte en 1964.
Cercana colaboradora del entonces canciller Raúl Rosa, Marta pasó a formar parte del Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX), donde se desempeño como diplomática, embajadora itinerante y representante ante organismos internacionales durante 20 años.
Estuvo destacada en funciones diplomáticas en Suiza, Dinamarca y Nueva York. En esos años viajó regularmente con la delegación cubana a las sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York. Se retiró oficialmente en 1989.
Su testimonio sobre los sucesos de Humboldt 7 y la delación de Marquitos aparece en el documental Los amagos de Saturno(2015), de la realizadora Rosario Alfonso Parodi, exhibido recientemente en Cuba.
Marta nunca volvió a casarse. La sobrevive en Miami su único hijo, Osvaldo Fructuoso, abogado y periodista de televisión.
Share this article :

No hay comentarios: