LO ÚLTIMO
Home » » Cuba: Las Escuelas de la Patria

Cuba: Las Escuelas de la Patria





He sabido hace muy poco que en La Habana, Cuba, existe un colegio privado. En una esquina del barrio Miramar tiene su sede.  Esta es la escuela de un sector de Cuba que “no se mezcla”: hijos de diplomáticos, embajadores, empresarios, niños nacionalizados en otro país que residen en suelo cubano y desde hace muy poco tiempo, acceden también a ella los llamados “nuevos ricos”, o sea, dueños de paladares o centros de bellezas que logran -por vías escabrosas- obtener pasaportes extranjeros para sus hijos, y así poder obtener una matrícula en dicha escuela.


Muchos secretos tiene el gobierno cubano para los mortales comunes que habitamos esa Isla. Secretos como este que hacen hervir la sangre de indignación, frustración y rabia. Yo simplemente soy una cubana común, una profesora, una mujer ferviente seguidora de los preceptos martianos que ha visto en este artículo la demagogia y las desigualdades sociales hechas realidad. En Cuba las escuelas están en un estado técnico – constructivo desastroso, el déficit de maestros dobla la cifra de años atrás, el abandono, el consumismo y el desinterés han hecho mella en los estudiantes.
La precariedad de la enseñanza cubana amenaza con formar una generación ignorante propensa a la barbarie y la esclavitud, y ahora descubro que hay ¿una “escuela para los otros”?! Un gobierno que protege a los extranjeros por encima de sus ciudadanos, un sistema que ha desamparado en gran medida a las jóvenes generaciones para no escatimar en gastos en un “Colegio Privado” en las propias narices de los humildes. ¿Dónde está esa revolución de los humildes y para los humildes?
Proporcionar educación a sus habitantes es un deber cívico de todo gobierno, no un favor de reyes a sus súbditos.
Y ahora hago un llamado de atención con palabras de Martí, a quien crea en verdad que nuestra patria no merece su destino: “Un pueblo ignorante puede engañársele con la superstición, y hacérsele servil. Un pueblo instruido será siempre fuerte y libre. Un hombre ignorante está en camino de ser bestia, y un hombre instruido en la ciencia y en la conciencia, ya está en camino de ser Dios (…) Un pueblo de hombres educados será siempre un pueblo de hombres libres. –La educación es el único medio de salvarse de la esclavitud”.
Por ello no debemos permitir que este atropello crezca. Debemos exigir una  educación igualitaria para todos. No nos oponemos a que también exista la educación privada, siempre y cuando no se desentienda el gobierno de la educación popular. “Hombres recogerá, quien siembre escuelas”, reza la frase del Maestro. Creo que el gobierno cubano ha dejado de recoger  buenos y leales hombres por esta desidia que ha generado su despreocupación por las escuelas de la Patria.
Fuente: Somos +    Escrito por Gretther Yedra

Share this article :

No hay comentarios: