LO ÚLTIMO
Home » » Cubano realiza stripper en el wifi de la calle 23 como regalo de aniversario a su esposa estadounidense.

Cubano realiza stripper en el wifi de la calle 23 como regalo de aniversario a su esposa estadounidense.

Unidos por el wifi.
Ante la convocatoria del artista cubano Luis Manuel Otero Alcántara, el 28 de noviembre de 2015 un grupo de amigos y colegas compartieron junto a él, un singular regalo de aniversario que le hizo a su esposa estadounidense.
En la esquina de L y 23, Otero Alcántara realizó un stripper acompañado por las canciones de dos músicos de rancheras, con los cuales había contactado previamente; este sería trasmitido, en vivo, a su esposa a través de la aplicación de videollamadas IMO.[1]
Este relato supera cualquier tipo de ficción artística. Luis Manuel realmente celebra sus Bodas de Papel ese día y su única posibilidad de conexión es la Wifi de La Rampa, uno de los pocos puntos de la ciudad donde las personas tienen acceso a ese servicio. De esa manera trata de establecer un nexo visual /espiritualbuscando acortar una distancia que, a veces, resulta insalvable.
Luis Manuel Otero Alcántara
Es en este plano de la realidad donde Luis Manuel gusta trabajar. En este caso se apropia de su experiencia personal y transgrede uno de los más importantes lazos dentro de una relación matrimonial, el de la intimidad. Pero es que él solo lleva al extremo esa problemática de la exposición de lo íntimo, pues diariamente las personas que se conectan en esta zona o en cualquier otra sufren la terrible imposición de no tener privacidad a la hora de comunicarse con amigos, familiares, etc.
Sacar a la luz con un gesto atrevido e ilegal ante las legislaciones del país, una práctica que ya se hace cotidiana dentro de la experiencia del Wifi y que las personas parecen no comprender o evitan concientizar, es quizás la mayor transgresión que alrededor de ese tema se haya realizado en los últimos tiempos.
Asumir el espacio público más allá de su materialidad física, e invocarlo como “público solo en momentos de antagonismo, solo desde su conexión con un conflicto”[2] puede generar acciones como esta, de notable impacto. El hecho de intervenir performáticamente, pero desde la credibilidad, la zona donde la urbanidad ciudadana impone un orden moral, a grandes ratos excluyentes, podría ser el catalizador para desarrollar un espacio público vivo.
Y es en ese contacto real entre artista y espectador donde la declaración pública se vuelve tóxica y sin lugar a duda, política.
Ahora, más allá del “shock de la percepción”[3] in situ que permea a esta obra, la dinámica de promoción que sus curadoras -Catherine Sicot y la que suscribe-[4] planearon, impone un camino discursivo que busca superar lo efímero –en términos de temporalidad– de todo perfomance.
Performance del artista cubano Luis Manuel Otero Alcántara 
Los medios, pertenecientes al dominio de lo público completan la saga de esa acción que juega con la espectacularidad. La visualización online de una documentación vaga, espontanea, de lo que pudo haber sido el stripper en el Wifi, movilizará otros sentidos, otras interrogantes.
[1] Contacto que no pudo llevarse a cabo, porque ese día hubo problemas con la conexión y lo que se pudo realizar fue una filmación del stripper que luego se enviaría por correo electrónico. El hecho de pensar el regalo como un gesto público, frenaba la posibilidad de una nueva programación o una grabación más íntima del performance.
[2] Iana Stefanova en El arte de performance en el espacio público citando al teórico Oliver Marcharte en su texto Politics and Artistic Practice: On the Aesthetics of the Public Sphere.
[3] Ídem
[4] La producción estuvo a cargo de Elegoa Cultural Productions y Hors-Pistes La Primavera del Amor.

Share this article :

No hay comentarios: