LO ÚLTIMO
Home » » La burla de los refrigeradores chinos

La burla de los refrigeradores chinos

Cuando la población termine de pagarlos, es probable que ya esos equipos, rebautizados como "lloviznaos", no funcionen.
La burla de los refrigeradores chinos
En días pasados uno de mis vecinos, un señor de la tercera edad que percibe una magra jubilación mensual de 200 pesos cubanos –unos ocho dólares–, me sorprendió con la siguiente pregunta: ¿Te enteraste de lo relacionado con los refrigeradores chinos? Reconozco que, ante la trascendencia de otros sucesos acaecidos en este mes de agosto, no le había dado al caso de los refrigeradores la importancia que merece.
Se refería mi vecino a una información aparecida en el semanario Trabajadores ("Rompiendo el hielo", edición del lunes 3 de agosto de 2015), en la cual, además de recogerse las impresiones de los mecánicos que se esfuerzan por reparar los refrigeradores que en número creciente van deteriorándose, se dio a conocer que nos acercamos al término de la vida útil de esos equipos.
A partir del año 2005 y aproximadamente hasta el 2008, y como parte de la "revolución energética" concebida por el máximo líder, las autoridades obligaron a los ciudadanos a entregar sus refrigeradores –la mayoría de fabricación norteamericana– a cambio de otros de procedencia china, principalmente de la marca Haier. Sólo en La Habana fueron introducidos más de 670 mil refrigeradores provenientes del país asiático.
La reacción de las personas en el momento del cambio de los equipos fue, en general, de poco entusiasmo. Es verdad que recibían un refrigerador nuevo, que podían pagarlo a plazos, pero debían deshacerse de unos equipos que llevaban décadas funcionando perfectamente, y por los cuales no se les otorgaba ninguna compensación monetaria.
El disgusto iría aumentando a medida que iban rompiéndose algunos de los refrigeradores Haier. Porque muchas de sus piezas de repuesto no las hay en Cuba, y con frecuencia se dificulta su importación, lo que ocasiona que los usuarios permanezcan un tiempo prolongado sin ese equipo tan necesario en el hogar. Por otra parte, la estructura creada para responder a la rotura de los nuevos refrigeradores es insuficiente, según la opinión de los propios mecánicos. En La Habana, por ejemplo, solo hay 17 talleres para la gran cantidad de refrigeradores con que cuenta la población capitalina.
Y el clímax de la incertidumbre del cubano de a pie sobrevino con la noticia de que estos refrigeradores chinos tienen un promedio de vida útil de 10 años. Así nos lo cuenta mi vecino: "Nos engañaron miserablemente, pues nunca nos dijeron lo de la vida útil de los refrigeradores chinos. Es una burla. Porque yo me vi forzado a entregar mi General Electric, que llevaba conmigo más de 40 años y funcionaba muy bien, para ahora cargar con un Haier que no he terminado aún de pagar, y ahorita no me servirá para nada".
En verdad, le sobran razones a mi vecino para estar angustiado. A él le entregaron el refrigerador chino en el 2007, y le descuentan de su chequera 56 pesos mensuales –más de la cuarta parte de su pensión por jubilación– como pago por el equipo. Dentro de dos años liquidará su deuda, pero en ese momento podría chocar con la triste realidad de que ya su refrigerador no funcione. Sin dudas, una nueva tormenta se cierne sobre él y la mayoría de los cubanos, quienes no podrían ir a las Tiendas Recaudadoras de Divisas a comprar otro refrigerador en caso de que los hubiese.
Fuente: Cubanet
Share this article :

No hay comentarios: