LO ÚLTIMO
Home » » Gobierno cubano lanza alarma por sequía que azota la isla.

Gobierno cubano lanza alarma por sequía que azota la isla.

Una imagen reciente de terrenos arroceros en la provincia occidental de Pinar del Río. Foto: Ronald Suárez Rivas.
El gobierno cubano lanzó este lunes un llamamiento a enfrentar el impacto de la prolongada sequía que afecta al país, y anunció la activación de grupos especiales para controlar y evaluar la situación en cada territorio desde los niveles municipales.
“Para minimizar el impacto de este peligro se requiere incrementar la vigilancia y monitoreo sobre su evolución, apreciar los riesgos e informar oportunamente a la población y a las autoridades competentes”, señala un comunicado del Estado Mayor de la Defensa Civil publicado en los medios oficiales.
Con ese propósito, la Defensa Civil activó grupos trabajo temporales, en la nación, provincias y municipios, “con la responsabilidad de evaluar y controlar” las medidas previstas en los planes de reducción de desastres, el balance de agua por los consumidores estatales y formas no estatales de gestión. A la vez supervisarán la prioridad del cumplimiento del programa de reducción de pérdidas del líquido, la rehabilitación de redes y la supresión de los salideros, y el reordenamiento del servicio de distribución de agua ajustado a las condiciones de cada territorio.
Orientaciones de urgencia
“Se orienta a los órganos de dirección y a la población a mantenerse atentos a la evolución de este evento, cumplir las acciones que se indiquen por las autoridades competentes y hacer uso racional del agua”, concluye la comunicación.
La alarma nacional divulgada este lunes extiende a todo el país medidas que ya venían implementándose en algunas provincias y territorios como resultado de la reducción acelerada de los recursos hidráulicos.
Desde comienzos de este mes, la provincia de Ciego de Avila decretó la alarma, debido a que sus cuencas subterráneas se encontraban al 29 por ciento de llenado y los embalses, al 12 por ciento.
La Comisión de Enfrentamiento a la Sequía en la provincia avileña está a la caza de unas 170 fugas de agua que persisten en la capital del territorio, y ha pedido rendir cuentas a dos consumidores mayores: el Turismo y a la Empresa Azucarera, sectores donde también se detectan importantes salideros.
Los azucareros estiman que entre 3,500 y 4,000 hectáreas queden sin sembrar por falta de humedad en los suelos, según reportes de la prensa provincial.
Ojo con las piscinas
Pero además las autoridades avileñas han puesto las miras en la existencia de piscinas particulares, por considerar que resulta un hecho grave mantenerlas activas en momentos en que la población se encuentra prácticamente sin agua.
El reparto de agua se ha racionalizado con un estricto calendario en los municipios  de Ciego de Avila, de acuerdo con un plan anunciado por la Dirección de Acueducto y Alcantarillado en la provincia.
La Comisión aprobó paralizar un día a la semana todas las fuentes de la provincia que funcionaban de lunes a domingo.
En las provincias orientales de Granma, Holguín, Santiago de Cuba y Guantánamo, la sequía ha afectado por igual los cultivos y en el abastecimiento de agua a la población, obligando a una práctica ya tradicional entre los cubanos:  el suministro por vía de en carros cisterna.
En Sancti Spíritus, donde se encuentra la presa de mayor capacidad de almacenamiento del país, la Zaza, se han implementado medidas similares. La presa Zaza se encuentra solo al 14 por ciento de su llenado, poniendo en peligro el abastecimiento de agua a la actividad arrocera del sur del Jíbaro.
Crisis en Pinar del Río
En general, los embalses espirituanos acumulan solo el 19 por ciento de su capacidad, exceptuando la presa Tuinucú -fundamental en el abastecimiento del municipio de Sancti Spíritus y localidades aledañas. La Tuinucú está por encima del 90 por ciento.
El desarrollo arrocero de la occidental provincia de Pinar del Río está en serios peligros por la carencia de agua.
La escasez de agua condicionó rendimientos bajísimos durante la campaña de frío, con unas 10,000 toneladas menos de las previstas, indicó un reporte reciente.
A su vez, de las 8,600 hectáreas que se planeaban cultivar en tierras pinareñas cultivar en primavera, solo se pudieron plantar 1,039 en marzo y todas tuvieron afectaciones. Desde abril ha sido posible sembrar arroz en toda la provincia.
El problema toca a más de 1,000 empleados que han quedado sin contenido de trabajo al verse prácticamente paralizada la campaña arrocera.
A continuación reproducimos el texto íntegro del comunicado emitido hoy por el Estado Mayor de la Defensa Civil:
NOTA INFORMATIVA DEL ESTADO MAYOR NACIONAL DE LA DEFENSA CIVIL SOBRE SITUACIÓN DE LA SEQUÍA
En Cuba, durante el presente periodo húmedo o lluvioso, etapa comprendida entre mayo a octubre, es evidente la ausencia de lluvias. El nivel de los embalses se encuentra muy por debajo de su capacidad de llenado y las fuentes de agua subterráneas están en descenso con respecto a los meses precedentes. A lo anterior se suma las altas temperaturas, lo que incrementa la evaporación. Estos factores están determinando bajos niveles en la disponibilidad de agua para la población, la agricultura, la industria y los servicios, lo que requiere un gran esfuerzo de todos para minimizar en lo posible sus consecuencias, como ha expresado reiteradamente la dirección del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos.
De acuerdo con la apreciación del Instituto de Meteorología, se pronostica la extensión de la actual sequía intensa y poca actividad en la temporada ciclónica en lo que resta de año, lo que indica que pudiera mantenerse la escasez de lluvias, afectando aún más la disponibilidad de agua para el próximo periodo seco, que comienza en noviembre del presente.
Para minimizar el impacto de este peligro se requiere incrementar la vigilancia y monitoreo sobre su evolución, apreciar los riesgos e informar oportunamente a la población y a las autoridades competentes. A tal efecto fueron activados grupos de trabajo temporales, en la nación, provincias y municipios, con la responsabilidad de evaluar y controlar: el cumplimiento de las medidas previstas en los planes de reducción de desastres, el balance de agua por los consumidores estatales y formas no estatales de gestión, la prioridad del cumplimiento del programa de reducción de pérdidas, en la rehabilitación de redes y la supresión de los salideros, así como el reordenamiento del servicio de distribución de agua ajustado a las condiciones de cada territorio.
Se orienta a los órganos de dirección y a la población a mantenerse atentos a la evolución de este evento, cumplir las acciones que se indiquen por las autoridades competentes y hacer uso racional del agua.
Estado Mayor Nacional 
de la Defensa Civil
17 de agosto de 2015
Share this article :

No hay comentarios: