LO ÚLTIMO
Home » » Como si Internet fuera a liberar a Cuba de todos los males

Como si Internet fuera a liberar a Cuba de todos los males

Conexión WI FI en Parque de Pinar del Río
Son los titulares relacionados con la necesidad que tienen los cubanos de conectarse urgente a Internet los que me dan la impresión de que la gente piensa que la “conexión” es la que liberará al país de todos los males y le proporcionará los DERECHOS y la LIBERTAD a sus ciudadanos por obra y gracia de un clic.

No estoy en contra de esos reclamos cívicos a favor de la Internet, ni critico a los que se concentran para reclamar conexiones sin censura y bajos precios en los servicio, pero es mi obligación decir que considero que a esas exigencias públicas debíamos añadirle algo más, tanto los que estamos fuera de Cuba como los que viven allí.
En una isla donde hace 56 años impera un régimen totalitario que confiscó hasta el derecho a soñar de la nación no es atinado “ahora que estamos en tiempos de aperturas y deshielos” empezar a buscar un orden lógico por las ramas del árbol podrido.
Sé que es importante abogar por la Internet pero no creo que paseándonos por las calles de La Habana o de Santiago de Cuba pidiendo libre acceso o tuiteando a toda hora sobre la necesidad de esta, se logren avances importantes a favor de la verdadera apertura y los cambios estructurales reales.
¿Habrá Derechos y Libertad si de pronto a la dictadura se le ocurre conceder una rebajita a la hora de conexión o abrir una decena más de salas de navegación en la isla?
Un amigo que visitó Cuba hace dos meses y apenas recorrió algunas zonas de La Habana, (no viajó “al interior”), me comentaba lo triste que se había sentido cuando vio a la inmensa mayoría de los jóvenes preocupados exclusivamente por tener un teléfono inteligente de buena marca y a algunos de sus vecinos usar los dólares que les regaló para irse a La Rampa a conectarse.
Ese día, me dijo, solo vi desgano y desinterés en las personas con quienes conversé.
La evidencia de lo que me dijo el amigo la encontré hace unas horas en una publicación de Azam Ahmed un reportero estadounidense del diario The New York Times que visitó la isla.
“¿Cambiar? Mi vida no va a cambiar ¿No ve cómo vivimos?”, le dijo Yunior Rodríguez Soto, de 17 años, a un reportero del diario estadounidense The New York Times, mientras presenciaban un partido de basquetbol en una cancha rústica improvisada entre las ruinas de dos edificios habaneros.
“Ellos no van a dejar que suceda”, agregó Yunior, refiriéndose al Gobierno cubano. “Ellos son así”.
Azam Ahmed, destacó en su artículo que “mientras que los medios hablan de un cambio histórico en marcha en Cuba, donde el Gobierno está dando pasos para abrir su economía en crisis a los mercados mundiales y normalizar sus relaciones con Estados Unidos, la juventud cubana apenas habla de cambios”.

Por eso pienso que si queremos ayudar a que la historia de Cuba transite por un camino creíble a la Democracia y la Libertad a partir de la fecha en que Obama decidió abrir todas las compuertas no debemos empezar por el final.
Share this article :

No hay comentarios: