LO ÚLTIMO
Home » » Acusan a base naval de EEUU por dañar suelos de Guantánamo

Acusan a base naval de EEUU por dañar suelos de Guantánamo

Territorios de la zona de Guantánamo aledaños a la base militar estadounidense.
La base naval de Guantánamo, que el gobierno de Estados Unidos mantiene arrendada  desde febrero de 1903, es la culpable de procesos de salinización secundarios que afectan los suelos de esa zona e impiden un drenaje adecuado en la región, según criterios de un científico cubano.
Para el Máster en Ciencias Mario Montero, el centro militar donde funciona en la prisión contruida allí, ha provocado deterioro ambiental en ese territorio y entorpece el drenaje de la cuenca formada por los ríos Guantánamo y Guaso, lo cual desde su punto de vista repercute negativamente en los terrenos aledaños.
Durante un encuentro provincial para el enfrentamiento de la sequía, auspiciado por la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción y otras organizaciones gubernamentales, el tema de la Base Naval  de Guantánamo salió a relucir durante una ponencia presentada por el Montero, quien integró la delegación cubana a la Convención Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía.
El científico incluso añadió que la institución castrense representa un obstáculo a los planes de desarrollo económico y social de Guantánamo, y planteó que la afectación en los suelos del valle tiene una relación directa con la producción de alimentos para la ciudad.
Según el reporte publicado por la prensa local, la existencia de la Base también ha impedido a expertos cubanos estudiar la transición de ecosistemas terrestres y marinos que se encuentran en la frontera entre territorio norteamericano y cubano.
El deterioro ambiental del valle comenzó -según estudios- desde el inicio de la construcción del enclave, cuando se desbrozó  la vegetación original y se compactó el suelo, con el agravante de la explotación de los yacimientos de arena de Malabé, pertenecientes hoy al municipio Niceto Pérez.
A la vez, el especialista se quejó de que la ingeniería militar estadounidense no perdió tiempo en la creación de campos de tiro, espigones y aeropuertos, que luego fueron ampliados en detrimento del medio ambiente y de la soberanía nacionales.
Las 45 millas cuadradas que ocupan la Base han representado un punto de disputa desde enero de 1959, al ser consideradas por el gobierno de Fidel Castro primero y luego por su hermano en el poder, como un territorio usurpado, ilegítimo, que existe contra la voluntad del pueblo.
Para el gobierno norteamericano “GITMO” -como le dicen en inglés- representa un punto de abastecimiento de combustible para sus naves en la región y una primera línea para mantener la vigilancia y la seguridad en el área, tanto para Washington como para sus aliados.
Estados Unidos obtuvo un arrendamiento perpetuo de esa pequeña porción de tierra ubicada en la parte exterior de la bahía de Guantánamo el 23 de febrero de 1903 mediante un Tratado firmado por el primer presidente cubano Tomás Estrada Palma.
Con los nuevos aires de deshielo que desde el pasado 17 de diciembre sobrevuelan La Habana y Washington, la “devolución” de la Base Naval y el fin del embargo han estado en el centro de la discusión y de las demandas del gobernante de Raúl Castro. Sin embargo, ambos reclamos han chocado con el muro de resistencia de congresistas y senadores que se niegan a ceder ante las exigencias cubanas sin ofrecer nada a cambio.
El propio Secretario de Defensa de Estados Unidos, Asthon Carter, aseguró este miércoles que su país no planea retirarse de ese enclave militar.
Share this article :

No hay comentarios: