LO ÚLTIMO
Home » , » Cubanos: En el centro de estafas millonarias en Miami

Cubanos: En el centro de estafas millonarias en Miami

Cubanos: En el centro de estafas millonarias en Miami
Dos recientes casos de estafas millonarias a seguros de casas y salud tuvieron entre sus protagonistas principales a varios cubanos residentes en el sur de la Florida, quienes encontraron la vía para llenarse los bolsillos de dólares y comprar autos, casas y obras de arte.
La Fiscalía de Miami, junto a varias agencias de la ley  revelaron al unísono esta semana dos complicados esquemas de fraude y anunciaron la detención de 36 personas en total, la mayoría nacidos en la isla.
Las estafas suman superan los $13 millones de dólares.
En el primero de los casos se trataba de una red dedicada a incendiar o inundar casas con el objetivo de cobrar el seguro correspondiente. Su máximo cabecilla fue identificado como Jorge Fausto Espinosa, de 60 años, quien era el dueño de una compañía encargada de tasar propiedades dañadas por diversos motivos para luego hace el reclamo a las aseguradoras.
Especialista en fuegos e inundaciones
Espinosa fue identificado como la pieza fundamental de esta cadena y era el enlace entre el propietario que efectúa un reclamo y las aseguradoras. Las autoridades también determinaron que el acusado trabajaba con varios reclutadores y personas encargadas de buscar interesados en quemar sus casas o inundarlas con el objetivo de hacer reclamos falsos.
Un vez identificados los “clientes potenciales” en esta red de crimen organizado, Espinosa visitaba las casas, las inspeccionaba y leía sus pólizas para determinar lo que resultaba más factible: si un incendio o una inundación. Tras este paso se concretaban los detalles y cumplía lo acordado con la ayuda de una o más personas.
La supuesta “víctima” contrataba entonces sus servicios y la compañía Nationwide Adjusters. proppiedad de Espinosa, se encargaba de realizar el reclamo. En caso de que la aseguradora disputara en corte o comenzara a hacer preguntas Espinosa contaba con la ayuda de uno o dos abogados del bufete Montesano&Perez, PL, quienes estaban enterados de todo el esquema fraudulento, según las autoridades.
Las autoridades contaron con un informante clave para obtener gran parte de la información necesaria para proceder con la acusación ante los tribunales.
Viviendas afectadas
En un documento de 52 páginas, la fiscalía estatal explicó que entre el 7 de julio de 2007 y el 20 de marzo de 2013 en total se incendiaron 20 casas y se inundaron cinco en los condados de Miami Dade, Lee, Collier, entre otros. En uno de los fuegos provocados en la ciudad de Naples resultó herido un bombero.
Entre las viviendas supuestamente afectadas estuvo la del propio Espinosa, quien reclamó daños por inundación superiores a los reales. Recibió un pago en esa ocasión de $69,739 dólares.
Según la Fiscalía, las aseguradoras pagaron en total más de $7 millones de dólares. Espinosa le cobraba a sus “clientes” el 20 por ciento de lo que recibieran por parte del seguro.
Sin embargo, esta no era la primera vez que el acusado se encuentra en problemas con la ley, de hecho enfrenta cargos similares por un operativo realizado el año anterior, por lo cual se mantiene en arresto domiciliario.
Los otros acusados son: Erlis Chercoles, de 43 años; Seth Horton, de  26; Yaima Sanchez, de 27; Ileana Sanchez, de 47; Marianela Hernandez, de 33; Joel Macineiras, de 42; Argelio Menendez, de 56; Jose Menendez, de 50; Manuel Lopez, de 39; Roberto Leon, de 41; Jose Pinero, de 49; Francisco Pineiro Gonzalez, de 39; Raudel Garcia, de 49; Lourdes Sarmiento, de 50; Maray Lopez, de 41; Yaniel Alvarez, de 33; Guenther Beer, de 67; Barbara Diana Beer Rivero, de 50; Alba Lucia Vargas, de 37; Daniel Lopez Acevedo, de 34; Nelson Fernandez, de 39; Angel Lopez, de 41; Fausto Marimon, de 37; Yanelis Gil, de 31; Jorge Antonio Pous, de 43; Lisvan Say, de 38; Camilo Avila, de 46; Janet Alamo, de 31; Roberto Suarez Medina, de 47; y Servito Amado Morales, de 43.
De ser hallados culpables, los acusados podrían encarar penas de hasta 30 años de cárcel.
Robando medicinas
En la segunda estafa están implicados un doctor y cuatro personas que supuestamente orquestaron un lucrativo negocio de tráfico de medicamentos para agenciarse más de $6  millones de dólares.
Los arrestados en este caso fueron el ginecólogo Rafael Prats, de 61 años, Dax Osle, de 41; Jose Capote, de 38; y Yulia Martinez, de 31 y una quinta persona de la que no se ofreció su identidad, pero que pudiera ser el líder de todo el esquema.
Según la policía de Miami Dade, durante el operativo se decomisaron $3.5 millones de dólares en efectivo y más de un millón en obras de arte y autos, entre ellos un Rolls Royce.
El fraude radicaba en que estas personas le compraban a pecientes los medicamentos recetados y luego los revendían a las farmacias. El problema es que muchos de esos medicamentos eran pagados por los contribuyentes a través de programas como el Medicare y el Medicaid, además de seguros de salud privados.
Los sospechosos operaban desde una farmacia ubicada en el 7175 del suroeste y la 47 calle, en Miami. Entre las medicinas que entraron en el negocio ilícito estaban algunas destinadas para el tratamiento del cáncer y el VIH.
Como parte del operativo las autoridades entraron a una propiedad valorada en $700 mil dólares, ubicada en el 10755 del suroeste y la 34 calle, la cual según récord públicos pertenece al doctor Rafael Prats.
Ola de estafas
En este caso las autoridades aun buscan a otro sospechoso identificado como Cándido Polo.
Los casos de estafas a seguros de propiedad, fraudes a programas médicos y robos de identidad de tarjetas de créditos han experimentado una espiral el área de Miami, en su mayoría protyagonizado por cubanos de las recientes olas migratorias.
El pasado abril,  en el vecino condado de Palm Beach, cuatro cubanos fueron encausados y comparecerán a juicio en los próximos días por formar parte de una red de robo de identidad y tarjetas de crédito en el sur de la Florida.
El próximo mes también será sentenciado en un tribunal de Connecticut, Amed Villa, el quinto de los cubanos residentes de Miami que protagonizaron el mayor robo de medicinas y equipos médicos en la historia de Estados Unidos en el 2010.
Los cubanos hallados culpables por delitos graves -residentes legales en Estados Unidos- son posteriormente considerados deportables. La orden de deportación no se ejecuta regularmente debido a que no existe un acuerdo de extradición vigente entre ambos países.
Unos 35 mil cubanos tienen orden final de deportación en Estados Unidos.
Share this article :

No hay comentarios: