LO ÚLTIMO
Home » » 10 cosas que para bien o para mal marcaron a los cubanos.

10 cosas que para bien o para mal marcaron a los cubanos.

Los cubanos que nacimos, crecimos y nos educamos en Cuba, vivimos una serie de “cosas” que nos han dejado, para bien o para mal, marcados para siempre. Aquí les muestro una lista de las 10 cosas que los cubanos jamás podrán olvidar:

1. El televisor Caribe con Fidel todo el día


A mi en lo particular me traumatizó. Solamente existían dos canales (cubavisión y telerebelde). Fidel Castro hablaba horas y horas y ese viejo televisor ruso casi echaba humo. El que yo tenía un día se empezó a ver verde. También recuerdo cuando llegaba de la escuela, mi madre me obligaba a hacer la tarea para poder sentarme a ver los muñequitos rusos.

2. El ventilador ruso

tv-y-ventilador-ruso
Bueno señores, este ventilador era lo único que había y si por casualidad te cogía la mano dolía cantidad. A mi varias veces me pasó. Pero cómo olvidar esas largas noches de apagón que me quedaba mirando el ventilador ruso deseando y rezándole a las mil vírgenes que pronto empezara a funcionar. Ese ventilador sonaba que era una locomotora y había que tenerlo alejado de los niños.

3. La lavadora rusa

Damaris 8
Esta lavadora era lo último de la moda en Cuba. Para lavar ahí había que echarle cubos agua y hasta moverla para que aquello lavara. Mi abuela la pobre tenía una de esas y pasaba más trabajo llenado la lavadora y después sacando el agua sucia que lavar a mano. OJO: esa lavadora también servía de corral para niños. Cuando yo me portaba mal, mi abuela me metía dentro de la lavadora para que yo no pudiera escaparme.

4- El proyector soviético

ProyectorSlidesSovietico
¡Bueno, bueno, bueno…! ¡Esto si era un super lujo! Aquí mi mamá me ponía unos rollos con películas  soviéticas que obviamente no podía leer lo que salía proyectado pero era bonito y “único”. Había que ahorrar el bombillo de dentro del proyector, porque cuando se fundía era “corre que se perdió el tete.” Me recuerdo como si fuera hoy la proyección de pulgarcito.

5- Lolek y Bolek

Lolek y Bolek
¡Lo último de los muñequitos! Esta serie polaca animada conocida como Lolek y Bolek la pasaban todos los días por la televisión para entretener a los niños. Para mi, era una de las más divertidas, pues estos dos niños tenían estupendas aventuras y hasta fabricaban un submarino. Yo me quedaba embobado viendo eso, pero recuerdo otros muñequitos rusos que hasta lloraba de lo aburridos que eran.

6- El radio intergaláctico

vef
Este radio todavía existe en mi casa y funciona. Tiene una antena que se le saca bien larga y captaba todas las emisoras perfectamente. Mis vecinas se juntaban todas a una hora determinada, encendían el radio y se ponían a escuchar Radio Martí (emisora prohibida en Cuba por su contenido político), pero este radio soviético captaba todas las emisoras “contrarrevolucionarias” y cuando se daban cuenta que la emisora estaba entrando ponían un “piiiiiiii” en la misma frecuencia. ¡Horrible!

7- La olla de presión

image018
El cubano que no tenga una olla mágica de estas entonces no es cubano. Ahí mi abuela cocinaba todo, desde los frijoles hasta la carne cuando había. ¿Y las cucharas? ¡Bueno! Es para que la olla no explote. Cuando eso explotaba te dejaba el techo lleno de marcas de frijoles. Yo creo que todas las casas en Cuba tienen marcas de frijoles en el techo de la cocina.

8- Cupones de racionamiento

libreta-racionamiento-productos-industriales-en-cosasycasosdecuba
Esto si traumatizó a todo el mundo. Las cosas en Cuba se compraban con estos cupones que se entregaban uno por casa. Si querías comprar ropa interior y te tocaba, entonces usabas tu cupón y no podías volver a comprar hasta el próximo año. Estos cupones eran para juguetes, ropa, perfumería, ferretería, aseo y todo lo que te puedas imaginar. A veces las familias tenían que decidir qué comprar entre una linterna y un jabón.

9- Los coquitos de la vecina

880.5287.7.582.300
¿Quién no tuvo una vecina que vendía coquitos y pirulí? Yo llegaba de la escuela todos los días y mi padre me daba un peso cubano y me compraba dos coquitos. No es más que dulce de coco azucarado.  Se me hace la boca agua.

10- Elián González

elian
Bueno este personaje si traumó completamente mi infancia. Elián González fue parte de una fuerte propaganda política de los Castro a finales de los 90s. Todos los días por la televisión era Elián González, todos los días en la escuela las maestras te hablaban de Elián González, comenzaron las mesas redondas y en vez de poner los muñequitos rusos por la televisión te ponían a Elián González y hasta repartieron unas camisetas (que la pobre gente en Cuba con la falta de ropa que había se la ponían) con nada más y nada menos que la cara de Elián González. ¡Pero eso no fue todo! Un día a Fidel se le ocurrió que había que marchar en la plaza para reclamar que regresaran a Elián a Cuba. ¡Y bueno! Mandaban autobuses a las escuelas y me ponían a caminar bajo el sol por la plaza y a gritar que Liberen a Elián.  Fue un trauma insuperable.

Elian-march1

Estas son las 10 cosas que los cubanos hemos sufrido, para bien o para mal en Cuba, y que jamás vamos a olvidar.
Tomado de http://yusnaby.com
Share this article :

No hay comentarios: