LO ÚLTIMO
Home » » Sociedad civil vs sociedad civil

Sociedad civil vs sociedad civil

Los Congresistas Demócratas -–y algunos Republicanos– que están apoyando las nuevas medidas, deberían acercarse más al pueblo y tocar la realidad. Para eso les serviría la parte de la sociedad civil que está formada por los opositores
Sociedad civil vs sociedad civil
LA HABANA, Cuba -Coincidimos en una actividad varios miembros conocidos de organizaciones disidentes –de los que nos habíamos entrevistado con Roberta Jacobson- y la pregunta que estuvo en el aire fue ¿Quién se reunió con Nancy Pelosi?, pero no hubo respuesta positiva.
Esta Congresista que estuvo en Cuba acompañada de Elliot Engel, Nidia Velazquez y Steve Israel (Nueva York); Jim Mc Govern (Massachusetts), Rosa De Lauro (Connecticut), Collin Peterson (Minnesota), Anna Eshoo (California) y David Cicilline (Rhode Island); fue recibida por el 1er vicepresidente del Consejo de Estado y de Ministros Miguel Díaz Canel y en conferencia de prensa al final de su visita, dijo que sostuvieron una reunión con miembros de la sociedad civil; aunque no precisó nombres ni grupos; y no se ha podido conocer quiénes fueron; y al parecer la prensa acreditada en la conferencia no preguntó.
Hasta el momento sigue sin descifrar este intríngulis; pero para poder tener una idea más precisa de quiénes pudieron haber sido, se debe considerar en toda su extensión el concepto de la sociedad civil, para unos y para otros.
El régimen estima que la sociedad civil está compuesta por las ONGs, instauradas oficialmente, tales como FMC (Federación de Mujeres Cubanas), CDR (Comités de Defensa de la Revolución), ANAP (Asociación Nacional de Agricultores Pequeños), por mencionar algunas; y que serán ellas las que asistan en abril a la Cumbre de las Américas en Panamá.
Es posible que los Congresistas bajo la dirección de Pelosi, se hayan entrevistados con algunos de ellos para ser complacientes con el régimen; porque el hecho que los haya recibido Díaz Canel envía un mensaje totalitario de satisfacción. Los primeros Senadores y Representantes que llegaron a Cuba, después del 17 de diciembre, contactaron con disidentes y Raúl Castro retiró su decisión de recibirlos.
El exilio, por su parte, considera como sociedad civil a los opositores de diferentes organizaciones dentro de la isla
Roberta Jacobson tuvo un desayuno en La Habana, con Martha Beatriz Roque Cabello, Rodiles, Fariñas y otros disidentes cubanos
Pero -por supuesto- hay que contemplar como un categoría a los trabajadores por cuenta propia, sobre los cuales el gobierno de EE.UU tiene puestas sus esperanzas y son objetivos de preferencia dentro de las nuevas líneas de relaciones con Cuba. Aunque también integran este grupo, los agricultores pequeños no vinculados a cooperativas; sacerdotes, ministros, pastores, babalawo y otros miembros de diferentes religiones y sectas, no vinculados al Departamento de Asuntos Religiosos del Comité Central, así como trabajadores particulares por la izquierda.
También estarían –entre otros- los masones, si el régimen no se hubiera encargado de hacer público y notorio el hecho de que el Gran Maestro de la Gran Logia, era un agente de la policía política; lo que pone en dudas si hay vínculo o no, entre ellos y el Estado; lo mismo sucede con algunas sociedades radicadas en el país; por ejemplo la Sociedad Canaria no me quiso admitir como asociada, por ser disidente; aunque se hicieron gestiones hasta con la propia Embajada de España.
Los trabajadores por cuenta propia que son casi 500 mil personas, son nombrados empresas privadas por los EE.UU; aunque en ocasiones se ha sido más “humilde´´ expresando que son pequeños negocios privados o simplemente sector privado; y es que pese al incremento que se muestra, la mayoría de los llamados “negocios” no han podido consolidarse y prosperar, si se tiene en cuenta que el propio régimen ha anunciado –oficialmente- que desde el año 2010 y hasta el 2013, un total de 407 mil de ellos han solicitado su baja.
Nancy Pelosi con el canciller cubano Bruno Rodríguez
El gobierno de Barack Obama anunció que permitirá al sector de pequeños negocios privados de Cuba vender productos a Estados Unidos, en una medida –potencialmente- importante para aliviar el embargo de medio siglo a la isla.
Los estadounidenses podrán importar productos de los “pequeños empresarios” cubanos con la certificación de que son cuentapropistas, a pesar de que este tipo de trabajo es anticonstitucional.
De forma teórica todo parece muy bien, pero en la práctica, la mayoría de las 201 actividades autorizadas a realizarse con trabajo por cuenta propia, son servicios, que no pueden ser importados; el resto aunque el régimen se haga el de la “vista gorda” por etapas; elabora su mercancía con materia prima ilegal, ya que no se ha establecido un comercio mayorista por parte del Estado para que estos productores puedan adquirir los bienes necesarios para realizar su trabajo, abastecidos por la propia economía estatal.
A todo esto habría que añadir que el Reglamento elaborado por el Ministerio del Trabajo y Seguridad Social para los cuentapropistas, que fue puesto en vigor a través de la Resolución 41/13, no tiene establecida la posibilidad de exportar mercancías y mucho menos de entregar certificados a las personas que adquieran productos, por parte de los que los elaboran.
Hasta el momento no hay ninguna señal que flexibilice la centralización de las exportaciones a través de las empresas estatales, para que los cuentapropistas puedan comercializar sus mercancías directamente con empresas extranjeras.
La conferencia de prensa de los congresistas estadounidenses en La Habana, estuvo presidida por la líder demócrata Nancy Pelosi
Una vez conocido este anuncio, la Red Cubana de Comunicadores Comunitarios, hizo contacto con algunos cuentapropistas, entre ellos los más arriesgados, por ejemplo los que mantienen pequeñas tiendas de calzado y ropa en la calle Belascoaín, en Centro Habana. Ninguno conocía de la disposición de Obama, pero todos se mostraron cautelosos con ello. En particular uno dijo: “Si me compraran un contenedor de zapatos, daría la copia de mi licencia, pero por un par de zapatos no”. Reaccionó con rapidez y agregó: “Aunque es muy peligroso porque van a empezar a averiguar a otros niveles de dónde sacamos la materia prima para producir los zapatos”.
Por su parte vendedores de libros y bisutería para turistas, se expresaron de igual forma. Uno se preocupó porque fueran a considerar los libros patrimonio nacional, por ser viejos y otro dijo que seguro empezarían a investigar si eran miembros de la Asociación Cubana de Artesanos y Artistas, porque para ellos está prohibido inscribirse como cuentapropistas, al igual que a los que constan en el Registro Nacional del Creador de las Artes Plásticas.
Todo ello implica que quizás el gobierno de Estados Unidos de América y los Congresistas Demócratas –y algunos Republicanos- que están apoyando las nuevas medidas- deberían acercarse más al pueblo y tocar la realidad. Para eso les serviría la parte de la sociedad civil que está formada por los opositores.
Fuente: http://www.cubanet.org      Escrito por Martha Beatriz Roque Cabello  
Share this article :

No hay comentarios: