LO ÚLTIMO
Home » » Cuba: ¿paraíso o pesadilla?

Cuba: ¿paraíso o pesadilla?

A partir del 17 de diciembre, fecha en la que el presidente Obama marcó oficialmente su muy particular «hoja de ruta» para Cuba, la mejor excusa que encontró y que han esgrimido los defensores de la nueva política de brazos abiertos para la dictadura cubana, ha sido argumentar que Cuba está aislada porque los americanos no pueden viajar y que los Estados Unidos y el embargo son los culpables del hambre, miseria y atraso en que se encuentra la Isla.
Nada más falso y absurdo.  Es el régimen castro-comunista el culpable. Es la dictadura  que desde siempre ha mantenido a raya a los ciudadanos que intentaban hacer contacto con los extranjeros.
En estos últimos años Raúl Castro tenido que ceder terreno porque ya son muchos miles los hombres y mujeres que, sin medir consecuencias, abordan a los turistas por múltiples razones. Desde prostitución (el llamado jineterismo) hasta para venderles unos tabacos.
Aunque actualmente ya permiten cierto contacto de los ciudadanos con turistas, visitantes y emigrantes cubanos que viajan a la Isla, pero desde siempre la política de ese régimen fue aislar a los cubanos para que no se informaran y no pudieran comparar su mísera vida con los extranjeros.
Además, aparentemente, en la mentalidad de estos voceros locales del castrismo, son tan pro-USA que creen que solamente son los norteamericanos los que pueden informar a los cubanos y prestos piden que éstos puedan viajar libremente a Cuba para que «ayuden» a los cubanos.
Pero ¿desde cuándo están viajando libremente a Cuba Italianos y canadienses, franceses y los latinoamericanos, que además hablan español.
Y para muestra de que el aislamiento ha sido la política de la dictadura cubana, transcribo algunos párrafos de una brillante reseña del profesor Félix José Hernández Valdés, académico y escritor cubano que vive en París.
El profesor describe el programa Enquête exclusive (Investigación exclusiva) que emitió la televisión francesa el 23 de febrero de 2008, titulado Cuba: ¿paraíso o pesadilla? .
«Télé 7 jours, la revista de televisión más vendida en Francia, anunció el  documental de una hora de duración en la siguiente forma: ’El  sol del Caribe, las playas de arenas finas y una arquitectura colonial asombrosa, hacen que Cuba atraiga a numerosos turistas occidentales. Pero detrás de las sonrisas de los cubanos se esconde una vida cotidiana difícil. Para comenzar, se trata de un Estado con la policía omnipresente desde el 1959, del más viejo presidente en el poder : Fidel Castro (su hermano Raúl lo sustituye desde que iniciaron sus problemas de salud en el 2006). El partido único mantiene a toda la población bajo vigilancia: escuchas telefónicas, delatores en cada barrio para detectar a los disidentes y sobre todo, a los que proyectan escaparse a los Estados Unidos. Una economía desfalleciente con inmuebles en ruinas, racionamiento de alimentos y transportes vetustos. ¿Cómo los cubanos se las arreglan para vivir en ese marasmo económico? ¿La asistencia médica y las escuelas son tan desarrolladas como afirma la propaganda del gobierno?
»La cámara se desplaza por una Habana en ruinas, entra a inmuebles a punto de derrumbarse. Un Sr. le declara: ‘todos los días uno se  levanta pensando en lo que se va a comer’.
»Una chica dice: ‘mi sueño es poder viajar. Es difícil hablar con un extranjero en la calle a causa de los policías. Creen enseguida que eres una prostituta’.
»El famoso periodista recostado al muro del Malecón agrega: ‘detrás de las paredes decrépitas de los inmuebles del Malecón se esconde una de las dictaduras más implacables del planeta. Una de las últimas dictaduras de estilo soviético en el mundo’.
»A continuación, mientras la cámara sigue mostrando vistas de  La Habana Vieja, él comenta: ‘los cubanos ganan como promedio unos 15 dólares al mes; hay policías en cada esquina. Las calles están  maltrechas sin mantenimiento, los inmuebles en ruinas, se ven vagabundos y la vida cotidiana es una pesadilla. Cada año llegan unos dos millones de turistas extranjeros buscando sol, cielo y playas. Pero  desde Varadero (se ven vistas de la playa, los hoteles y la animación de clases de salsa en una terraza), los turistas no se dan cuenta de lo que ocurre en Cuba. Los cubanos no pueden entrar a Varadero’.
»Una francesa que ya había visitado anteriormente Cuba, conversa en la playa con una pareja de turistas belgas sobre el drama de la vida cotidiana cubana. La belga Florence le hace preguntas al guía cubano Ernesto, durante el recorrido por la Habana Vieja. El guía le dice que todos los cubanos tienen  aires acondicionados en sus casas y que aman a Fidel Castro’.
»Los comentarios del periodista continúan según las vistas de la vida cotidiana que ofrece la pantalla: ‘una caja de puros habanos cuesta a un turista 150 euros. ¡Una fortuna para un cubano! La vida de un cubano no tiene nada que ver con la de un turista en la isla’.
»Desde hace décadas los inmuebles no se reparan. La libreta de racionamiento proporciona al mes: 6 libras de arroz, un pancito diario, azúcar, un jabón y un tubo de pasta dental. Lo esencial sólo para comer 3 ó 4 días. La falta de higiene en un mercado es evidente,  los pedazos de carne se encuentran sobre una mesa a +38°C. sin refrigeración’. Un cubano compra a escondidas una cajita de leche en venta ilegal, otro hombre vende panecitos en bolsa negra en la puerta de un solar.
»‘Unos niños cantan consignas revolucionarias cada mañana antes de comenzar las clases, como parte del adoctrinamiento político al cual son sometidos.
»Yasilky, su alumna de francés sueña con visitar Francia y ver la Torre Eiffel. Dice : ‘en Cuba la policía no te deja hablar con los turistas franceses’. Ella y su esposo viven vendiendo a escondidas ropas de uso que reciben desde los U.S.A. El esposo  es músico y sueña con poder tocar la música que compone en Francia y en otros países del mundo. Ella está ilegal en La Habana, pues proviene de otra provincia. Si la policía la atrapa la expulsa de la capital.
»José, es un travesti que ejerce la prostitución. Lo vemos con otros chicos en medio de una avenida que podría ser Belascoaín, Galiano, Reina, Infanta o San Lázaro. Declara : ‘aquí no hay Libertad, la policía nos vigila continuamente’. Vive en una azotea y  se siente perseguido.
»Patricia y Marlene son también travestis que se prostituyen. Los vemos maquillándose y vistiéndose como mulatas atómicas en su humilde hogar. Declaran ser toleradas por la policía gracias a la hija de Raúl Castro.
»Carlos transporta escondida una antena parabólica en una caja de cartón  de ventilador. La instala en el interior de una letrina pues desde allí ha comprobado que capta el satélite. Sólo así pude ver la televisión extranjera».
Hay mucho más en esta reseña que hace siete años escribió el profesor Félix José Hernández, pero en esencia estos 60 minutos en la televisan francesa no dejan dudas de quién es el culpable del aislamiento en que viven los cubanos y al mismo tiempo, aclara quién es el que los desinforma, reprime y humilla.
Programas como este, dejan al descubierto lo equivocado o mal aconsejado que está el presidente Obama, pero sobre todo, son los franceses (no los exiliados) los desenmascaran, una vez más, las falsas y gastadas tesis de los Carlos Saladrigas y su Combo. Ese grupete al que, aparentemente, se unido, para mi sorpresa, el laico pinareño Dagoberto Valdés. Qué lamentable.
Escrito por Nancy Pérez-Crespo
Share this article :

No hay comentarios: