LO ÚLTIMO
Home » » Intelectuales oficialistas proponen 'contaminar' el 'paquete'

Intelectuales oficialistas proponen 'contaminar' el 'paquete'

'No hay manera de que la televisión cubana, ni nuestros medios actuales compitan con él', reconocen.
"No hay manera de que la televisión cubana, ni nuestros medios actuales compitan con el 'paquete'" audiovisual que se distribuye informalmente en la Isla, reconoció Helmo Hernández, presidente de la Fundación artística Ludwig y uno de los participantes en el Foro Consumo Cultural en Cuba: Arte, Cultura, Educación y Tecnología, desarrollado entre el 31 de octubre y el 1 de noviembre en La Habana.
Hernández y otros participantes en ese foro —al que asistió Abel Prieto, asesor de Raúl Castro— opinaron que la única solución posible ante la aceptación del paquete es "intervenirlo". Esto quiere decir "invadirlo" o "contaminarlo" con otros contenidos, según explicaron.
Más allá de la impotencia ante la aceptación del paquete, que permite a los cubanos eludir la politizada oferta de entretenimiento del Gobierno, los intelectuales oficialistas mostraron su frustración por la insistencia de las autoridades en controlar y poner límites a la producción cultural de la Isla, además de su difusión.
La publicación oficial en internet La Jiribilla publicó un dossier titulado "Consumo Cultural" con trabajos presentados en el foro.
'Intervenir' el paquete
"En mi opinión personal, el paquete es la más cabal expresión de la cultura cubana contemporánea. Eso es lo que le gusta a la gente en este país. Estemos de acuerdo o no estemos de acuerdo, es lo que la gente está consumiendo en este país", afirmó Helmo Hernández.
"La gente quiere ver lo que quiere, cuando quiere y en el soporte que quiere. Entonces, contra eso no hay manera posible de pelear", añadió.
Dijo que los integrantes de la Fundación Ludwig (informáticos, historiadores del arte, cineastas) han estado "estudiando el paquete".
"Creemos en la necesidad de 'contaminar' el paquete, intervenirlo", afirmó Hernández.
Aseguró que la Fundación que dirige ya está distribuyendo, a modo de experimento, un "paquete intervenido". Pero esa "contaminación" no es "la única posible", añadió.
"Pueden estar los realizadores jóvenes en ese paquete contaminado" que la Ludwig distribuye, dijo. "Los invito a todos a que vayan y nos visiten y vean cómo se puede acceder a esa otra alternativa que proponemos", sugirió.
'El placer de los que se rompen la espalda por un salario miserable'
Dean Luis Reyes, periodista y creador independiente, coincidió con Hernández en que la solución para un fenómeno como el paquete, que reta la capacidad de reacción de las instituciones culturales oficiales, es "intervenirlo".
"El paquete es la respuesta a la negación que hemos prodigado como forma de relación con lo ajeno (…) Todos los reunidos hemos escuchado invocar alguna vez desde el poder aquello de que no es el momento adecuado o eso otro de que la gente no está preparada para entender. Se trata de una queja tan antigua dentro del socialismo como cuando Lenin preguntaba qué hacer con el mujik que trabaja toda la semana como una bestia y luego se emborracha, ajeno de sí mismo", expuso Reyes.
"La gente quiere saber. Aunque sea para luego desechar", dijo. "Entonces, ¿qué debemos hacer con el paquete? Me encantan las iniciativas sectoriales y hasta la idea de crear La Mochila (un intento de paquete oficial). Pero una orientación desde arriba es una orden que debe ser cumplida y aquí hablamos del placer de la gente que se rompe la espalda por un salario miserable", añadió.
Para Reyes, la solución es que "cineastas independientes, artistas de la cultura colaborativa, comunidades en red, músicos alternativos" empiecen a "invadir" el paquete "para crear otros paquetes, o para generar esferas de contenidos menos dependientes de las industrias culturales hegemónicas".
Opinó que esta sería una "Una verdadera y legítima inteligencia colectiva".
"Ningún canal institucional ha conseguido engendrar algo semejante", señaló. A su juicio, "el ejemplo del paquete, con sus virtudes y defectos, pero innegable capacidad de respuesta a la avidez de los consumidores nacionales, demuestra que es viable producir un consumo cultural divergente y antihegemónico. O sea, una suerte de utopía socialista, comunitaria y abierta, sin burocracia de la censura ni policía del pensamiento, donde tuviese cabida desde la banalidad más hartera hasta el gesto vanguardista".
El crítico de cine Juan Antonio García Borrero destacó que con el paquete, los cubanos tienen actualmente "al alcance de sus manos casi todo lo que se ve en las televisoras y cines del Primer Mundo".
"Y es precisamente ese indiscutible detalle el que podría activarnos el botón de la sospecha, porque, ¿y la representación de los otros mundos dónde estaría?", cuestionó.
Para García Borrero, la "revolución electrónica" está creando "incertidumbre" en todos los "hábitos de producción y recepción de cultura". Para superarlo será preciso, una "democracia que permita incluir todo tipo de ideas"; un "debate constante y transparente", y una diversidad "que garantice la satisfacción de la mayor cantidad de expectativas", consideró.
Los videojuegos, cultura 'bastarda'
Durante el foro, Abel Prieto expresó preocupación por la extensión de los videojuegos entre los jóvenes cubanos.
"No se puede exhortar a los muchachos a que desarrollen el instinto criminal", dijo el asesor de Raúl Castro. Agregó que algunos videojuegos "son inofensivos, pero otros son esencialmente violentos y se han convertido en una adicción".
Exhortó a los asistentes al foro "a darle seguimiento a este fenómeno y analizar lo que puede traer de desventajoso".
Sobre este tema, García Borrero, criticó: "Lo que olvida el político al frente de un ministerio, o el intelectual reconocido con innumerables premios —que también suele asociar esta zona de la vida con la cultura, digamos, 'bastarda'— es que al margen de sus convicciones y prejuicios de personas doctas, la gente común seguirá recurriendo al videojuego cada vez con más asiduidad, y del modo más informal".
"De hecho, tal vez ahora mismo parte de sus hijos y nietos sean expertos en algunas de sus modalidades", dijo.
"Lo que aprecio en Cuba (y es un criterio muy personal) es más incertidumbre y autoritarismo que deseos de encontrar entre todos una salida a la crisis", añadió.
Por su parte, el periodista oficialista Pedro de la Hoz dijo que uno de los puntos más importantes del foro, realizado en el Pabellón Cuba, fue "el relanzamiento del Programa para el Fomento de la Cultura Audiovisual, al que están en la obligación de tributar empeños el ICAIC (Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos), el ICRT (Instituto Cubano de Radio y Televisión) y los Ministerios de Cultura, Educación y Educación Superior, con la colaboración de la UNEAC (Unión de Escritores y Artistas de Cuba) y la AHS (Asociación Hermanos Saíz)".
"No se aspira a una idílica e inviable transformación radical y masiva del gusto a base de imposiciones e interdicciones", aseguró De la Hoz, aunque hasta el momento esa no ha sido la práctica.
"La respuesta institucional, que implica por sí misma una voluntad política, tendrá que articularse con la vocación participativa e inclusiva de la vanguardia artística e intelectual, de manera que trascienda la fase propositiva y se traduzca en acciones medibles y concretas", opinó.
Fuente: http://www.diariodecuba.com
Share this article :

No hay comentarios: