LO ÚLTIMO
Home » » El cáncer, el asbesto y los cómplices.

El cáncer, el asbesto y los cómplices.

De mi anterior artículo «La Alquimia y el viejo tirano» tomo una línea de las palabras que en la capital de la India, Nueva Delhi, dijo la bióloga cubana del Instituto Finlay de La Habana, Natalia Marzoa Silva: «El cáncer por sí solo tiene el alto índice del 70% de todas las muertes médicas en Cuba».
Me sorprendió esa cifra, tan alta como alarmante, que califica a esa enfermedad como una epidemia en el país y al mismo tiempo, me intrigó: ¿Por qué tantos casos? ¿Algo tiene que producirlo? Motivada, inicié una investigación, que aunque no es concluyente, si nos da un poco de luz.
En 2010, en uno de sus últimos artículos, el finado pensador cubano y amigo querido, Adolfo Rivero Caro, escribió: «Cuba y el asbesto: un crimen impune».
En el explica los peligros del asbesto o amianto y su probada vinculación y causa con esa enfermedad tan terrible que es el cáncer.
Rivero Caro indica  que como el asbesto ofrece resistencia al fuego o al calor, esa característica es ideal para la fabricación de concreto, ladrillos, tejas, cartón, tuberías y aislamiento de los cielorrasos, entre muchas otras cosas. Fue usado en la construcción de edificios por sus capacidades aislantes pero desde hace años su uso ha sido prohibido en los países europeos, en Estados Unidos (EU) y en otros muchos.
Pero lo que alarma a Rivero Caro es que: «En Cuba toda la industria de la construcción está basada en el asbesto. Paredes, pisos, tuberías, válvulas, bombas, turbinas y tanques de cemento están hechos todos con asbesto.
»Por increíble que parezca, los centenares de fábricas y talleres dedicados a tareas de construcción y que trabajan con asbesto en Cuba no utilizan absolutamente ningún equipo de protección. Como, por otra parte, a los obreros cubanos no se les informa sobre los graves peligros del asbesto.
»Se puede decir que la dictadura castrista está comprometiendo deliberadamente la salud de la clase obrera y del pueblo cubano para poder mantener sus míseros niveles de construcción. Es una política criminal y prácticamente genocida.
»La industria cubana de la construcción tiene que ser totalmente rehecha desde la misma base y la dictadura le debe al pueblo miles de millones de pesos en compensación por este brutal atentando contra su salud. Observadores de todo el mundo debían ir a Cuba a comprobar esta realidad y denunciarla. La revolución cubana pasará a la historia como una de las estafas políticas más grandes del siglo XX y futuras generaciones de investigadores analizarán a sus simpatizantes con la misma curiosidad con que hoy miramos a los creyentes en las brujas del siglo XVII.
»La revolución ha sido una verdadera catástrofe social para el pueblo de Cuba incluyendo, particularmente, las áreas de la educación y la salud pública. Basta ya de elogiar éxitos inexistentes y de ignorar crímenes que están a la vista de todos».
Así terminó Rivero Caro su artículo-denuncia.
Pero en nuestra investigación descubrimos que, no solo es en la industria donde se utiliza en Cuba el asbesto, también en la mayoría de las viviendas, incluyendo las construidas en la República, se utilizó como aislante este nocivo material y aún permanece y no ha sido removido.
En abril de 2007, el medio español «Libertad Digital» se hace eco de un análisis de Manuel Pastor, catedrático de Ciencia Política de la Universidad Complutense– y del politólogo Antonio Golmar, que fue publicado por el periódico «La Razón» de Madrid, donde revelan otro lado oscuro en torno a la figura de Al Gore y su familia y su íntima relación con la importación desde Rusia de asbesto.
«Las relaciones de la familia Gore con Armand Hammer –agente del KGB soviético desde la década de los 50 se ha convertido en otra ‘verdad incómoda’ que el exvicepresidente de los EU, Premio Nobel y Príncipe de Asturias que no puede negar, ni tampoco, cómo la familia Gore se enriqueció y pudo financiar sus carreras políticas gracias al trato que llegó con Armand Hammer para importar asbesto, un producto altamente cancerígeno y contaminante que ha causado decenas de miles de muertos en EU.
Según este análisis, hay un aspecto de la biografía (de Al Gore) que «apenas se ha mencionado en los EU, y que permanece inédito en Europa». Y es que, según varios autores, la familia Gore encontró en la década de los 50 un apoyo económico decisivo para su carrera política en el agente del KGB soviético Armand Hammer.
«El profesor de política en Harvard, Edward Jay Epstein —explica el análisis de Pastor y Golmar— publicó una investigación en la que enumeraba las conexiones desde 1921 del famoso empresario norteamericano y agente de influencia de la KGB, Armand Hammer, con la familia Gore [el mismo Hammer o ‘martillo’ del detergente y el bicarbonato]. Más tarde, otro libro de David Maraniss y Ellen Nakashima también se refería a Hammer como ‘agente secreto de la Unión Soviética’, que en 1952 llegó a ser aliado político de Gore padre.
»Al parecer, en 1921 Lenin y Felix Dzerzhinsky recibieron a Hammer en Moscú para ofrecerle la concesión de la exportación de asbesto a los EU, ‘tapadera inicial de diversas empresas de blanqueo de dinero para financiar el movimiento comunista norteamericano’. Según explican, ‘los Gore se beneficiaron económicamente del trato con Hammer’.
»Políticamente hablando, [el Senador] Gore padre dio luz verde a la entrada de este mineral (…) al país y fue el primer demócrata relevante que se opuso a sus compañeros de partido, [John F.] Kennedy y [Lyndon B.] Jonhson en [apoyar la guerra de] Vietnam. Por su parte, Hammer le premió con la vicepresidencia ejecutiva de la Island Creek Coal Company —mina que en la actualidad es propiedad de Al Gore— y con un puesto en el consejo de administración de la Occidental Petroleum Company.
»Miles de muertos: Otra verdad incómoda para Al Gore y familia es que el asbesto es un producto altamente cancerígeno y contaminante que fue prohibido en EU después de causar decenas de miles de muertos.
»Se calcula que la indemnización para los afectados por el asbesto superará los 100.000 millones de euros sin que Al Gore, ni nadie de su familia, haya dado ninguna ayuda ni explicaciones por unos negocios que les han hecho inmensamente ricos y que ha causado tantos muertos».
Rusia es actualmente el mayor productor y exportador de asbesto o amianto en el mundo y su principal cliente es la India. También Cuba.
Escrito por Nancy Pérez-Crespo
Share this article :

No hay comentarios: