LO ÚLTIMO
Home » , » La Cuba usurpada

La Cuba usurpada

Hotel Packard, en Prado, La Habana
“Vamos a expropiarlo todo”, pensó un sujeto con barba vestido de populismo: y así fue. A principio de los 60s expropiaron la gran empresa y finalizaron en 1968 cuando le quitaron hasta la máquina de cortar césped a los jardineros.
Los hoteles como el Hilton Habana pasaron a ser controlados por el Estado, al igual que cadenas de supermercados, tiendas, empresas constructoras, farmacias, canales de televisión y radio, fábricas de todo tipo… La industria nacional barrió con todo el potencial y la iniciativa individual y convirtió al Estado (que en Cuba es lo mismo que Gobierno) en el único inversor y planificador de la economía cubana.
“Vamos a quitarle las empresas a la burguesía”, decía el mismo hombre con barba hablando por un micrófono a válvulas U47 (el mismo que usaba Frank Sinatra) escuchándose de fondo los aplausos de un pueblo embriagado y enardecido por el nacionalismo ardiente. Claro, esas palabras maquilladas de carisma sonaban muy bonito. Pero… ¿cómo iba a financiar el Gobierno cubano toda esa empresa en pleno desarrollo? Jamás lo dijo.
Los siquitrillados (término que usaban los comunistas de la época para humillar a los burgueses y no tan burgueses que fueron despojados de sus bienes) jamás recibieron un centavo como indemnización. Les hurtaron absolutamente todo: casas, carros, negocios; incluso hasta la ciudadanía cubana cuando emigraban.
Pero… ¿qué ocurrió con todo lo que se expropió?
Almacenes mayoristas, la cervecería Hatuey, empresas de transporte, tostaderos de café, fábricas de dulce en conserva, la Molinera Oriental, la fábrica de cementos Titán, por mencionar algunos ejemplos, desaparecieron al poco tiempo. No sería lo único que degeneraría:
  • En 1958 existía una relación de 1 autobús cada 300 habitantes. Hoy en día, la relación es de 1 autobús cada 25,000 habitantes.
  • En 1958 existían 6 millones de cabezas de ganado. Hoy se cuentan 1,8 millones.
  • En 1958 circulaban en Cuba un total de 18 periódicos diarios nacionales, hoy sólo circulan 3 (con el mismo editor de noticias).
  • El salario mínimo de un trabajador agrícola en 1958 era de 3 dólares de la época al día. Cuba era el séptimo país en el mundo y el segundo en el continente con mejor política salarial. Hoy el salario mínimo en Cuba es de 41 centavos de dólar al día.
Durante los años, el sueldo mínimo percibido por la clase obrera se redujo a pocos centavos al día y desapareció la clase adinerada capaz de invertir, financiar o contribuir con impuestos al presupuesto nacional. Al Gobierno, al tener la totalidad de la economía cubana bajo su control y al ser tan bajo el poder adquisitivo de la población cubana, le fue imposible poder mantener la industria y reinvertir para el desarrollo de la misma. Las “gratuidades” le permitían a la población acceder a ciertos servicios, pero al ser gratuitos el Estado no recuperaba la inversión y por lo tanto, a medida que pasaban los años, el presupuesto disponible iba menguando y la calidad de los servicios empeoraban; algunos, incluso desaparecieron.
La piscina pública que vemos en la foto fue expropiada en 1968 y comenzó a ser de acceso gratuito. Justo ese mismo año dejó de funcionar como piscina. Hoy es utilizada como campo de fútbol por los niños y jóvenes de la localidad.
La revolución cubana ha sido tan fuerte que convirtió una piscina olímpica en campo de fútbol.
La revolución cubana ha sido tan fuerte que convirtió una piscina olímpica en campo de fútbol.
Al ver, el Estado cubano, que mantener su total control sobre la gran, mediana y pequeña economía resultaba una tarea ingente, comenzó a eliminar empresas, fábricas, e industria en general, reduciendo a un mínimo la cantidad de empresas por rama productiva. Por ejemplo, de 19 distintas empresas productoras de leche que tenía Camaguey, eliminaron 18 y dejaron solamente una, incorporando a los trabajadores de las 18 empresas eliminadas en la sobreviviente. Así ocurrió con la mayoría de los sectores de la economía nacional, reduciéndose al mínimo y quedando en abandono mucho de lo que se expropió.
A principios de los 90s, con la crisis posterior al derrumbe de la URSS, Cuba se vio sin la ayuda solidaria y desinteresada de los rusos, y comprobó que era un país ineficiente con una capacidad productiva insuficiente para mantenerse.
El antiguo hotel Hilton Habana, hoy Habana Libre,  ícono habanero de céntrica ubicación en la esquina 23 y L, fue decomisado por el Gobierno cubano quien, décadas después, incapaz de gestionarlo de manera eficiente se vio obligado a entregarle la administración a una cadena trasnacional (Tryp, perteneciente a Meliá). Lo mismo ocurrió con los hoteles de Varadero y de los cayos. Otros muchos no sobrevivieron, como el Hotel Packard, el Hotel New York o el Hotel Regina. Hoy han desaparecido en su totalidad o quedan ruinas fantasmagóricas.
El Hotel Packard fue "expropiado" (sin indemnización) hace medio siglo. ¡Hubo una Revolución!
El Hotel Packard fue “expropiado” (sin indemnización) hace medio siglo. ¡Hubo una Revolución! (click para ampliar)
Las destilerías del ron Havana Club, pertenecientes a la familia Arechabala, fueron nacionalizadas por el Gobierno cubano en 1960. Años después, en 1993, el mismo Gobierno le entregó la gestión de toda la cadena de suministros de Havana Club a la empresa francesa Pernod Ricard,  segunda mayor firma fabricante de licores en el mundo.
La historia nos enseña que es mala idea hacer algo sin prever las repercusiones. Antes de haber apoyado a alguien que habla bonito y utiliza palabras como “pobres, derechos, libertad, imperialismo, injerencismo, conspiración, soberanía, pueblo…” debimos haber asumido nuestro papel de ciudadanos responsables y haber demandado en blanco y negro los detalles de cada proyecto, estrategia y política.
Después de 56 años de esto que llaman “socialismo y comunismo”, el presupuesto público anual en Cuba no es transparente. Ningún mortal común tiene acceso a saber el detalle de cómo y cuánto gasta el Gobierno cubano en educación, salud, armas, propaganda política… o cuánto simplemente desaparece mágicamente de nuestras arcas. Tampoco sabemos a dónde va el dinero que se recauda en turismo, en remesas, en exportación de servicios médicos…
El mismo señor barbudo de mirada estremecedora de hace medio siglo, hoy con menos pelos en la barba pero muchos hijos, nietos y sobrinos, que son los que controlan la producción: desde la papa, la zafra azucarera hasta el efectivo ingresado a Cuba por concepto de turismo, mientras pagan a la fuerza de trabajo los salarios más bajos de todo el continente. A eso le llaman “Patria” y “Socialismo Invicto”; yo desde mi modesta opinión, le llamo la Cuba usurpada.
Fuente:http://yusnaby.com
Share this article :

No hay comentarios: