LO ÚLTIMO
Home » » Chucho Valdés: comunista al servicio de los Castro vive en España como un jeque árabe.

Chucho Valdés: comunista al servicio de los Castro vive en España como un jeque árabe.

Chucho Valdés
Si yo hubiese padecido la diarrea mental, o me hubiese corrido por las venas la sed de venganza que habita en los personajillos como Chucho Valdés, que desde su adolescencia se puso al servido de la cruenta revolución; que fue Camilito y uno de los niños tarados que gritaron “quiero ser como el Che”, moriría en Cuba con “las botas puestas”, en el país que se lo dio todo; compartiendo con el resto de los millones de cubanos que viven entre la desgracia y la sangría del régimen. Compartiría con “mi pueblo” todo lo “bueno” y lo malo. Sería uno más en aquella sociedad podrida y carcomida por el odio, la envidia y el sentimiento de destrucción que tienen el 90%  de los cubanos que permanecen con el yugo dictatorial.
Jamás huiría del país, menos para vivir como un jeque árabe: Valdés tiene su mansión en Benalmádena, residencial de lujo en Marbella (Andalucía). Equivalente a Beverley Hills en Hollywood. Además de residir en una de las casas más lujosas, ha fabricado en la misma un estudio de grabación. Lo tiene todo: jaula, alpiste y revolcadero. Cuando va a la isla, lo hace como rico. En Cuba no existen los derechos de autor. Él está inscrito en la Sociedad de Autores de España; lo que devenga, jamás va a parar a Cuba. Si el régimen se lo permite, es a cambio de algo: que ejerza de espía, igual que los que entran y salen de la isla como Pedro por su casa. Sus potenciales ganancias descansan en bancos españoles y quizá suizos.
Si yo hubiese luchado por una causa, por una ideología, si me hubiera  dejado la piel para convertir a mis compatriotas en víboras venenosas, ¿en qué cabeza cabe que viva en el extranjero, no compartir el pan y la sal con mi pueblo? A él, como a los muchos que le imitan en su bochornosa actitud, les resbala lo que ocurra en la Cuba maldita. “¡Que se las arreglen como puedan!”, seguro que dice orgullosamente.
No sé si la conciencia le permitirá dormir en paz, pues haber sido uno de los tantos que colaboraron a levantar, consolidar y mantener la dictadura más asesina a nivel continental, y salir como bola por tronera a vivir en un país capitalista, como rico, y continuar estando entre dos aguas; poner una de cal y otra de arena, me parece una de las actitudes mas miserables, más cuando se trata de un cubano que, para colmo, está entre los que firmaron el manifiesto apoyando el fusilamiento de aquellos 3 jóvenes que se apoderaron de una lancha.
El señorito (que de su padre no sacó ni un pelo), acaba de ofrecer un concierto en el Teatro de la Villa de Madrid y, posteriormente en el Starlite Festival de Marbella. En dichos conciertos presentó su último trabajo discográfico, Border Free. Cobró una suculenta suma de dinero. Y los centros en los que actuó pertenecen a los Ayuntamientos. El Teatro de la Villa de Madrid, lo controla la alcaldesa Ana Botella que, como alcaldesa, lo menos que merece es que le revienten una botella en la cabeza. Si la señora tiene condiciones para ello, yo puedo hacer una autopsia.
Chucho Valdés es un comunista salido del laboratorio de Fidel Castro, o sea, de pura cepa. Aunque viva en España, donde tiene su cuartel general, sigue opinando que el sistema cubano es maravilloso y presume de cómo funcionan de bien la educación, la medicina y la cultura. Ana Botella es de derecha, ¿por qué tiene que contratar a semejante cómplice, y no se trae de Miami a algunos de los artistas del exilio que sí tienen dignidad y vergüenza? ¿Por qué no vemos y oímos aquí a Pedro Román, Luisa Mª Güell, Albita Rodríguez, W. Chirino, Marisela Verena, Flor de Loto, etc.? En Miami hay centenares de artistas que jamás se han desteñido en cuanto a la desdicha cubana. ¿Por qué en España, aún con un desgobierno de derecha, los artistas comunistas enviados por el régimen de La Habana con la misión de espía añadida, son pagados y recibidos como reyes? ¿Por qué el cínico Mariano Rajoy (“Baba de Caracol”), mantiene la misma política que tenían Zapatero y sus secuaces?
Otra contradicción del férreo comunista Valdés, es que uno de sus hijos, Jesse (cubano, hijo de comunista feroz, que se llama Jesse, ¡Y no se le cae la cara de vergüenza! Ellos, tan antiyanquis), está estudiando en la Universidad de Berkeley (California, Estados Unidos). Es tanto el cinismo del señor que colaboró con la consolidación de la dictadura más sanguinaria, para dejársela a los cubanos desdichados, y salir como bola por tronera con la  familia a disfrutar del capitalismo, que Dios tiene que imponerle un severo castigo.
Refiriéndose al nuevo disco: “En Cuba está lo jondo de mamá España y el tambor de papa África”. ¡Hipócrita! Se le ha olvidado las atrocidades que su jefe Fidel ha lanzado contra España, (sobre todo durante el mandato de Aznar, la dignidad hecha política), barbaridades que repitió como una cotorra el (por suerte) muerto Hugo Chávez. Como ahora se codea con millonarios y famosos de Marbella, España es la “Mamá”. En cuanto a “Papá África”, de qué hablas, si Cuba más racista no puede ser. Ahora con el comunismo se ha multiplicado el odio racial entre los propios negros. Chuchito, no inventes metáforas que huelen a podrido, que tú de poetas tienes lo que tengo yo de astronauta.

Si existe un valiente, que me regale un disco de Chucho Valdés, y sentirá cómo se muere con un disco clavado en la yugular. ¡A un comunista, ni el agua!
P.D. Cuando terminé este artículo, me enteré de que la tojosa disecada Omara Portuondo, había cantado (sentada en una silla, empecinada en hacer el ridículo) en Cartagena de Indias (Colombia). ¡Qué suerte tienen los sicarios al servicio de la dictadura castrista!
Fuente: http://www.libreonline.com  Escrito por Roberto Cazorla  
Share this article :

No hay comentarios: