LO ÚLTIMO
Home » » Andrea Rodríguez: La Mata-Hari de la AP

Andrea Rodríguez: La Mata-Hari de la AP

Andrea Rodríguez: La Mata-Hari de la AP
La Mata-Hari, la más legendaria espía de nuestra historia que se encargó durante años de urdir una complicada red de rumores y fantasías donde aparecía como una bailarina exótica, apasionada amante de un batallón de caballeros influyentes y arriesgada espía, pero en realidad la famosa bailarina hindú, aclamada en París, en Berlín y en Montecarlo, no era más que una mentirosa patológica y una aventurera caída en desgracia. Pero lo malo no es que Mata-Hari, o mejor, Margareta Gertrudis Zelle, fuera la hija de un modesto sombrerero holandés, una impostora, una bailarina abominable y una espía de medio pelo, dispuesta a venderse al mejor postor. Lo peor fue que a causa de sus muchos embrollos se vio condenada a morir a los 41 años ante un pelotón de fusilamiento en el castillo de Vincennes. «La verdad es que como espía fue poca cosa», diría con indudable cinismo el capitán Ladoux, el mismo que había pedido para ella la pena capital.

«Amo a los militares. Los he amado siempre y prefiero ser la amante de un oficial pobre que de un banquero rico», declaró la espía durante el proceso que la condenó a muerte.


A casi 100 anos de su muerte, en Cuba, específicamente en La Habana, ha aparecido otra Mata-Hari. Es periodista, la jefa del Buró de la Agencia de Prensa Asociada (AP). Es Argentina, nació en Salta, y se formó en Córdova. Su nombre es Andrea Rodríguez Elizondo y es, actualmente, la más eficaz aliada de la dictadura cubana. Fue la segunda esposa del periodista argentino Jorge Lanata, presentador del programa «Periodismo Para Todos» con el que tuvo a su hija Bárbara, en 1989.


Tras graduarse en la Escuela de Ciencias de la Información de la Universidad Nacional de Córdova, llegó a México donde trabajó en distintos medios y en 1998 fue nombrada como corresponsal en Cuba del diario mejicano Reforma, propiedad de la familia Junco de la Vega. En el 2000, fue contratada por la AP para sustituir a la periodista Anita Snow que había estado a cargo de la corresponsalía desde 1989.


El vinculo de Andrea Rodríguez y su equipo con el régimen cubano no es nuevo. Desde que llegó a la Isla su cercanía con personeros del régimen era conocida. Andrea está casada con Alejandro Ernesto un fotógrafo cubano que trabaja para la agencia de prensa española EFE en La Habana.


En estos días hemos comprobado, una vez más, que la AP en Cuba con Andrea Rodríguez a la cabeza, trabaja estrechamente con los servicios de inteligencia cubanos.


La última canallada de la AP, con la colaboración del exanalista de la CIA y exempleado del Senado, Fulton Armstrong, ha publicado que uno de los programas para apoyar la sociedad civil en Cuba de la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID) estaba destinado a provocar cambios políticos utilizando como cobertura programas de salud y cívicos y que habían enviado «secretamente» a partir de 2009 a jóvenes latinoamericanos —venezolanos, costarricense y peruanos— a Cuba para hacer contacto con jóvenes cubanos con el objetivo, según AP, de poner en marcha una rebelión en la Isla.


Es esta la mejor manera que tiene la AP y sus corresponsales en Cuba de apoyar a la dictadura cubana y al mismo tiempo, desprestigiar a los programas de la USAID destinados a fortalecer la sociedad civil en Cuba.


Aunque estos programas de la USAID funcionan en todo el mundo, ya sea en Irán, Siria, Bielorrusia o Cuba y tienen como objetivo fomentar y apoyar la democracia en sociedades cerradas. Pero en el caso de Cuba, el sustento a la sociedad civil independiente tiene tantos detractores, que se hace sospechoso quuién puede estar detras del teclado de las computadores de la AP.


La trayectoria del exanalista de la CIA, Fulton Armstrong ha sido coherente con su actual colaboración periodistica con la AP. Trabajando para el gobierno norteamericano, ha sido un acérrimo crítico de la política de Estados Unidos hacia Cuba. Durante su tiempo en la CIA, Armstrong fue autor, junto con su ex colega en la Agencia de Inteligencia de Defensa, Ana Belén Montes, de un informe muy citado de 1998, que argumentó que Cuba ya no representaba una amenaza para la seguridad de Estados Unidos. Irónicamente, sólo tres años más tarde (en 2001), Ana Belén Montes fue identificada como una espía cubana, detenida y condenada, y ahora está cumpliendo una setencia de 25 años en una prisión federal.


Como miembro del personal de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Armstrong se opuso fervientemente a cualquier proyecto que promoviera la libertad para el pueblo cubano, ya fuese a través de los programas de democracia de la USAID, Radio y TV Martí, o una simple resolución del Senado para pedir la liberación de los presos políticos. 


La AP y Armstrong intentan retratar al contratista estadounidense (y rehén del régimen de Castro) Alan Gross como una especie de “super-espía” que pasó de contrabando los sistemas de comunicación altamente sofisticados en Cuba, lo que a las claras se ve como una estrategia para rotular al Sr. Alan Gross como un “espía”, lo que podría facilitar que pudiera ser intercambiado por otros espías. ¿Serán los tres de los originales cinco que aún quedan encerrados?
Ha sido esta dupla Armstrong-AP los que calificaron al programa “Zunzuneo” como subversivo y un complot para derrocar al régimen, pero este popular programa fue diseñado para proporcionar a los cubanos el acceso no detectado a una plataforma de medios sociales al estilo de Twitter.


La reciente colaboracion Armstrong-AP, según las entrevistas que hizo La Mata Hari Andrea Rodríguez, muestra que los jóvenes cubanos pueden estar insatisfechos y marginados para hablar, pero que están a favor de Castro. Con esta burda manipulación y la sospechosa colaboración de Armstrong se le cayó, definitivamente, la careta a la AP y a la Mata Hari Andrea.
Para este comentario utilicé información de un artículo de Mauricio Claver-Carone, Director ejecutivo de Cuba Democracy Advocates y editor del sitio digital Capitol Hill Cubans, publicado en CaféFuerte.

Escrito por Por Nancy Pérez-Crespo 
Share this article :

No hay comentarios: