Humor cubano:Mesa redonda ridicula de Carlucho

24 octubre 2014

Carlucho cabeza de puerco, como siempre haciéndose el gracioso,el vive bien comunista Flor de Anís(el Bacán de la vida)Nelson Gudin que viene a mendigar dólares a Miami, miren cuando hablan del intercambio cultural como se expresa y lo que dice de Willy Chirino,el otro Mandolín que no es cantante y mucho medico, como habla este estupido.




Continue Leyendo | DEJA SU COMENTARIO AQUI

Los lobos solitario de ISIS

Continue Leyendo | DEJA SU COMENTARIO AQUI

El socialismo ha convertido al pueblo cubano en ladrón

El problema está tan enraizado en la sociedad que las fronteras entre lo legal y lo ilegal se diluyen. Ser deshonesto es cuestión de supervivencia.
Recientemente se notificó en el semanario santiaguero Sierra Maestra el apresamiento en la calle del jefe de almacén del Hospital Provincial Saturnino Lora, a quien se descubrió portando cierta cantidad de placas de rayos X. En un posterior registro de su domicilio se le ocuparon otros instrumentales médicos, tales como jeringuillas, sueros y demás, todo para vender en el mercado negro.
Este delito es habitual en la sociedad cubana actual: usar las jefaturas como medio de obtener mayores ingresos, aprovechando la penuria y la escasez de ofertas del mercado minorista. De hecho, en la opinión popular todos los jefes son unos vivebien, entiéndase ladrones.
Los grandes dirigentes roban, de eso nadie tiene dudas. Solo hay que mirar lo rozagantes que lucen en las conmemoraciones oficiales. El problema es que el pueblo no puede confrontarlos, no tenemos un parlamento que cuestione la eficiencia de su gestión, y ni pensar en una oposición que exija que se auditen cuentas personales o que denuncie corrupciones.
Los dirigentes se sienten invulnerables hasta que se hacen muy evidentes o caen en desgracia con el Supremo Líder. Sus castigos, en la mayoría de los casos, son "caer para arriba" (otra expresión popular) o los silencian con otras "funciones".
La falta de democracia y transparencia del sistema es la principal fuente de la impudicia y la inmunidad. La verticalidad totalitaria condena a las mayorías a la aquiescencia automática y al disimulo.
El dicho popular es que robarle al Estado no es robar, es "luchar". Según el discurso oficial es un gobierno por el pueblo y para el pueblo, y la propiedad es de todos,  ¿por qué entonces no la sentimos como nuestra? Porque una cosa es el  discurso oficial y otra la realidad cotidiana. La disociación del pueblo de los medios de producción es total, de ahí la indolencia ante el dispendio o el desfalco de los bienes estatales.
Ante el robo en una empresa estatal es común escuchar comentarios desenfadados como: "Eso no es mío,  es de Fidel". Y más tarde se compra el jabón o el detergente robado sin asomo de dudas.
Y si estos son los jefes, ¿qué queda para el ciudadano de a pie? Robar también. Si trabajas en una farmacia, vendes medicamentos. Si trabajas en una escuela, vendes los pocos materiales escolares. Un fumigador vende la gasolina de la bazuca. A un funcionario se le soborna para que resuelva… Cada cual aprovecha lo que tiene, y todo se vende porque nada hay.
Muchos dirán que soy absoluta, que hay gente honrada que no se lleva ni un alfiler. Es cierto, pero esa misma gente compra aceite, carne de res u otros productos en el mercado negro, a sabiendas de que es robado. O utiliza los recursos de su puesto de trabajo en función propia, y entonces está robando también.
De hecho, la empresa privada o cuentapropismo está basada en el robo, pues la falta de un mercado mayorista los obliga a surtirse en el mercado negro, que en un cien por ciento se nutre de los robos de las arcas estatales.
El problema está tan enraizado en la sociedad cubana que las fronteras entre lo legal y lo ilegal se diluyen. Ser deshonesto es cuestión de supervivencia, pues los sueldos irrisorios y la falta de productos elementales te obligan a delinquir.
Lo más triste es que los jóvenes se forman en estas circunstancias.  Ver "luchar" a sus padres les hace asumir el robo como natural, y seguramente ellos seguirán estos modelos trastocados.
A la luz de la experiencia de medio siglo de socialismo cubano, se me ocurre actualizar con una frase más el difundido concepto de revolución de nuestro invicto líder: "Revolución es robar todo lo que puede ser robado".
Fuente: http://www.diariodecuba.com Escrito por LOURDES GÓMEZ
Continue Leyendo | DEJA SU COMENTARIO AQUI

La tecnología está creando una revolución ‘underground’ en Cuba

La famosa bloguera cubana Yoani Sánchez gusta de bromear sobre un monumento ficticio a la libertad que podría erigirse algún día en la Cuba post-Castro. Además de un líder democrático, e imágenes de las personas anónimas amantes de la libertad que se enfrentaron al tirano, el monumento que imagina Sánchez mostraría además una gigantesca unidad de memoria flash. Esta pequeña invención tecnológica, de acuerdo con Sánchez, ha echado a andar a la sociedad cubana entera.
“Durante muchas décadas, los cubanos solamente podían encontrar en los estanquillos periódicos estatales, pero la memoria flash rompió el monopolio que el gobierno tenía sobre cualquier información”, dijo Yoani en su discurso titulado “La revolución underground en Cuba” aquí durante el Foro de la Libertad de Oslo.
A pesar de un acceso muy limitado a Internet (incluso la empobrecida Haití cuenta con mayor acceso a Internet que Cuba), los medios sociales conectaron a disidentes esparcidos y los ayudaron a hacer público su mensaje como nunca antes. Yoani puso como ejemplo al veterano disidente cubano Guillermo Fariñas, cuyas ideas circulan en la actualidad por las calles de La Habana y en otras ciudades importantes.
La generación más vieja de opositores no tuvo ese alcance. Por ejemplo, el difunto disidente Oswaldo Payá abogaba por el Proyecto Varela, el cual llama al derecho a celebrar un referéndum, pero su campaña pasó sin ser notada en la mayor parte de Cuba.
“Tuvimos disidentes muy valientes que sacrificaron mucho, pero tenían una capacidad muy limitada de contar su programa o sus proyectos políticos”, afirmó Yoani en una extensa entrevista, refiriéndose a su generación como afortunada por estar experimentando el florecimiento de los medios sociales. Ella expresó su dolor al hablar acerca de muchos disidentes que han muerto durante los años sin una oportunidad de publicar su obra en Internet, o al menos de ser escuchado frente a grandes públicos de Internet alrededor del mundo.
“Yo puedo decir que ahora no conozco a ningún opositor que no tenga un teléfono móvil, un Twitter, un blog o una cuenta de Facebook”, dijo, admitiendo las limitaciones a la Internet. Los cubanos ahora solamente pueden recibir acceso a Internet en unos 118 lugares designados por el gobierno. Las conexiones privadas de Internet solamente pueden ser usadas por miembros del Partido Comunista o de las Fuerzas Armadas. Pero Yoani y sus colegas disidentes encontraron una manera de darle la vuelta a esas restricciones, y llaman a su estrategia “el efecto boomerang”. Primero, la información independiente sale al mundo a través de un feed de Twitter, para regresar a la isla a través de diferentes canales de comunicación.
Por ejemplo, un disidente envía un mensaje de Twitter diciendo que una casa en ruinas en La Habana se derrumbó, y describe la ubicación exacta de las ruinas. Entonces alguien de la comunidad cubana que vive en el extranjero, que es de tres millones, lee el mensaje de Twitter y llama a algunos de sus amigos o vecinos que viven cerca de esa área para decirles lo que ha ocurrido. Pronto, la información que pudo haberse omitido intencionalmente en la prensa estatal se difunde por el barrio y más allá de él.
Además, la tecnología brinda a los disidentes una herramienta que podría burlar el aparato represivo del régimen de Castro o por lo menos combatir la incesante propaganda y el acoso castrista. Por ejemplo, si un policía golpea a alguien en la calle, un transeúnte lo puede filmar en un teléfono celular. Es cierto que, debido a lo limitado del acceso a Internet en Cuba, el número de smartphones allí es bastante bajo todavía, pues se estima que hay apenas dos millones de dispositivos en un país de once millones de personas. No obstante, el potencial para documentar los abusos se enfrenta a la narrativa gubernamental de que no existe el abuso.
Hoy, mientras Yoani era entrevistada, se le ocurrió la metáfora de un caldero de sopa, lo cual significa que hay algo cocinándose en la sociedad cubana. Uno de los principales ingredientes de esta “sopa”, afirma ella, es la tecnología que ha ayudado a despertar a los ciudadanos a expresarse. Si, hace diez años, la disidencia consistía en apenas un pequeño grupo de activistas políticos, la situación ahora es dramáticamente distinta. “Ahora somos disidentes todos. Hay blogueros, video juegos inventores, artistas de hiphop, activistas luchando por derechos de los gays y lesbianas o otros luchando por justicia racial. Es caótico, desordenado, todavía muy fragmentado, pero es una explosión de actividad cívica”, afirma Yoani.
La pregunta es: ¿podrían los cubanos, empoderados por una información libre y sin censura, levantarse en contra del régimen? ¿Podrían protestar en las calles exigiendo que los Castro renuncien al poder?
Mirta Ojito, la autora y ex profesora en la Universidad de Columbia en Nueva York, dijo hace algún tiempo que ella temía que Cuba se estaba encaminando hacia una prolongada dictadora aun sin los hermanos Castro en el poder. “Me temo que los cubanos en la isla, aun cuando se vayan los Castro, tolerarán de algún modo a un nuevo dictador o a un autócrata si les brindan más libertades económicas”, dijo recientemente en Miami Mirta, quien escapó de Cuba en 1980, y calificó a esos regímenes de “repúblicas bananeras”.
Yoani toma en serio opiniones como la de Ojito, pero ella cree que el régimen castrista se derrumbará después de la muerte de los hermanos Castro. “El castrismo no se puede prolongar mas allá de la muerte de los hermanos. El castrismo siempre fue un régimen muy personalizado, fue un sistema de hipnosis que provoca este hombre. Sin él, el régimen no puede sobrevivir”, afirma Yoani, y pronostica que en cinco años Raúl Castro ya no será capaz de gobernar.
Es evidente que Yoani Sánchez cree que los hermanos Castro ya perdieron la batalla frente a su amado dispositivo llamado memoria flash. Como ella señaló durante su discurso, la revolución tecnológica es distinta de la revolución de Castro en 1959. “Esta ‘pequeña’ revolución tecnológica no nos condujo a la dictadura, sino a la democracia. No nos trajo armas, sino memorias flash. No nos trajo soldados, sino ciudadanos”.
Fuente: http://www.elnuevoherald.com



Read more here: http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/article3332972.html#storylink=cpy




Read more here: http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/article3332972.html#storylink=cpy
Continue Leyendo | DEJA SU COMENTARIO AQUI

Animado cubano.La cosa

23 octubre 2014



Cliquee AQUI para ver video.
Continue Leyendo | DEJA SU COMENTARIO AQUI

NO ACERCAMIENTO CON LA HABANA SIN DERECHOS HUMANOS

Líderes de oposición cubana anteponen derechos humanos a acercamiento de EEUU

Berta Soler,Antonio Rodiles y Manuel Cuesta Morúa.
La lucha contra el ébola parece estar acercando también a ambos países, con declaraciones del secretario de Estado John Kerry sobre el aporte de Cuba para combatir la epidemia en África occidental.
Para contribuir a la discusión, el Nuevo Herald preguntó a tres líderes de la oposición y la sociedad civil en Cuba sus opiniones sobre un posible cambio de política hacia la isla. Ellos son: Berta Soler, líder de las Damas de Blanco; Antonio Rodiles, director del proyecto Estado de Sats, y Manuel Cuesta Morúa, líder del movimiento Arco Progresista. Estas son sus respuestas.
ENH: ¿Qué les parece una posible normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba?
AR: Sería bastante frustrante que el gobierno norteamericano conceda a Cuba colocarla como un país normal sin que esta adquiera un compromiso firme en el tema de los derechos humanos y las libertades fundamentales. Evidentemente, hace falta ejercer una fuerte presión sobre el gobierno cubano para que finalmente acepte la condición de humanos de sus ciudadanos. Espero que todos los países democráticos, no solo los Estados Unidos, comuniquen este mensaje al gobierno cubano, de que necesita respetar a los ciudadanos.
Hay argumentos muy fuertes que sugieren que una normalización no va a significar que nosotros desde la sociedad civil vamos a tener más posibilidades para expresarnos. Y una muestra muy clara es Venezuela. Sobre el gobierno de Venezuela no recae ninguna sanción por parte del gobierno de Estados Unidos, y la sociedad civil venezolana ha sido fuertemente golpeada por el gobierno de Chávez y ahora el de Maduro, que han estado guiados por el régimen de La Habana. Eso da muestras de cómo el régimen de La Habana actúa ante las sociedades civiles que quieren demandar derechos.
BS: Para los activistas de derechos humanos es un poco difícil oír sobre una normalización entre el gobierno de los Estados Unidos y Cuba, porque la sociedad civil está luchando de una forma no violenta para obtener las libertades que el gobierno cubano le ha robado al pueblo de Cuba y no para que exista un mejoramiento para el gobierno cubano, que no sea para el pueblo de Cuba.
Siempre hemos aplaudido al gobierno de los Estados Unidos, que ha estado a favor de ayudar al pueblo de Cuba. Estamos preocupados porque el gobierno de Cuba es muy hábil, y con esta campaña en la que envió a cientos de médicos a África a combatir el virus mortal del ébola, está tratando de politizar y ganar simpatía. Pero aquí el pueblo se está muriendo de hambre y está reprimido por el gobierno. Puedo poner un ejemplo: este martes estaba previsto el juicio de Sonia Garro, Dama de Blanco, que lleva dos años y sietes meses detenida sin juicio, y solamente por querer hacer una vigilia en tribunales a lo largo y ancho del país, el gobierno cubano se dedicó a detener y reprimir a muchos activistas por los derechos humanos.
El gobierno norteamericano debe tener mucho cuidado con esta normalización pues el gobierno cubano lo que está buscando es crédito de Estados Unidos y la Unión Europea, y si lo llega a tener, no va a ser en beneficio del pueblo, va a ser para mantenerse en el poder, reprimir y fortalecer su maquinaria represiva contra las personas que alzan sus voces para defender los derechos humanos.
MCM: No me sorprendería. Desde que Obama asumió el gobierno de Estados Unidos, trató de enviar un mensaje de un nuevo comienzo tanto con Cuba como con América Latina. Luego, las realidades del mundo se han ido imponiendo y han malogrado mucho de esos puntos. Cuba no ha complicado ahora mismo para los Estados Unidos el tema de las relaciones internacionales pues queda solo como un ejemplo brutal de irrespeto a los derechos humanos y como un ejemplo del fracaso económico. Desde esa perspectiva no sería asombroso que los Estados Unidos decidieran mañana abrir un nuevo capítulo en sus relaciones con el gobierno cubano.
El régimen cubano coincide con el régimen biológico de sus dirigentes y ya no hay mucho tiempo para triquiñuelas políticas, si quieren reconvertir o darle continuidad a su régimen. En este momento, el gobierno cubano estaría hablando en serio porque necesita oxígeno, sobre todo económico.
Nosotros siempre hemos adelantado, desde nuestra visión social demócrata, que el levantamiento del embargo facilitaría mucho la normalización de la sociedad cubana en términos democráticos. Ahora no sería el momento de decir que no. Esto no significa que los Estados Unidos o el embargo sean responsables de la ausencia de democracia en Cuba ni de nuestra situación económica; solo significa que, de una buena vez, los conflictos entre estados en las relaciones internacionales no van a solapar los conflictos entre el gobierno y la sociedad civil. Eso facilitaría mucho lo que nosotros estamos buscando desde hace tiempo. Hay una superdeterminación definitiva y fatal de los Estados Unidos sobre Cuba a lo largo de su historia y de estos últimos 55 años, y eso ha neutralizado de alguna manera la capacidad de la sociedad cubana para legitimar su debate democrático con el Estado.
Si fuera a ocurrir una normalización de las relaciones entre ambos países, ¿debería estar incluida la sociedad civil en las negociaciones?
AR: La sociedad civil está muy atada por el gobierno, que tiene una capacidad tremenda de violar nuestros derechos y una gran impunidad. Nosotros estamos en una posición de mucha indefensión. Espero que no nos den la espalda, eso ha pasado algunas veces. En el caso cubano no hemos recibido todo el apoyo que necesitamos, pero la realidad, a veces, no es lo que uno quiere.
Hay que estar preparados, hacer mucho más lobby internacional, hacer denuncias ante organismos internacionales y coordinar acciones con el exilio cubano. No veo con muy buenos ojos que se le dé un cheque en blanco al gobierno cubano para perpetuarse otros 20 o 30 años más.
BS: En las conversaciones para tener una normalización con el gobierno de Cuba, primero tienen que poner por delante el respeto a los derechos humanos y que esté presente la sociedad civil. De hecho, el gobierno cubano siempre va a decir que no y si nosotros no podemos sentarnos a hablar sobre una normalización, mejor no hacerla, porque si nos excluyen, es como que no somos parte del pueblo de Cuba.
MCM: Los derechos humanos deben estar en la agenda bilateral, deberían estarlo por oficio porque el gobierno cubano firmó los pactos de derechos humanos en 2008. La sociedad civil debe estar en esas negociaciones. Los sectores que en los Estados Unidos están debatiendo ahora mismo el tema de la normalización, muchos de ellos posponen el tema de la democracia y las libertades fundamentales porque están jugando con el cinismo del realismo político, pero no creo que el gobierno de los Estados Unidos, si da un paso hacia la normalización, vaya a abandonar la agenda de los derechos humanos.
Yo sí creo que la sociedad civil debe ser parte del tema de la agenda de los derechos humanos. Ni siquiera se está hablando de representación de fuerzas políticas sino solo de derechos fundamentales e inalienables para los ciudadanos. Yo creo que es una base interesante y viable para que haya un debate entre el gobierno norteamericano y el cubano, si se produce esta normalización, que incluya a su vez el tema de los derechos humanos.
ENH. ¿Qué les gustaría ver en la próxima Cumbre de las Américas, en la que podrían coincidir Barack Obama y Raúl Castro?
AR: En principio Raúl Castro no debe estar porque existen unos reglamentos y no entiendo por qué deberían quebrarse para el caso de Cuba. En caso de que, por alguna razón, Raúl Castro esté, me gustaría que estuviéramos representados los activistas, los opositores y otros sectores de la sociedad civil.
BS: Me gustaría que si el presidente Obama debe intercambiar con Raúl Castro y quiere llegar a algo, primeramente tiene que exigirle al gobierno cubano que respete los derechos humanos. Los seres humanos nacen libres y en Cuba hace más de 50 años que el gobierno de Fidel Castro y Raúl Castro le ha robado la libertad al pueblo de Cuba y los derechos. Ya no tenemos ningún derecho. Cuando vamos a un bufete a contratar a un abogado, solamente por el hecho de ser activistas, el abogado no te trata como debe y quedas desamparado judicialmente. Por lo tanto, si en algún momento el gobierno de Estados Unidos conversa con el de Cuba, tiene que pedir la liberación de todos los presos políticos, respeto a los derechos humanos y que la sociedad civil pueda sentarse en la mesa de negociaciones. De lo contrario, no vale la pena, porque sería darle beneficios, pensando que van a llegarles al pueblo cubano, y los recursos que puedan entrar serán para que el gobierno cubano fortalezca su maquinaria represiva.
MCM: Querría ver un apoyo a la sociedad civil cubana y un mensaje claro a las autoridades de que el mundo realmente cambió y deben adaptarse a esas realidades, y eso pasa por la promoción de los derechos humanos, el respeto a la sociedad civil y las libertades universales.
Yo creo que ese mensaje se puede dar en este contexto de las Américas y no sería para nada anormal que en esa cumbre, si asisten los Estados Unidos y Cuba, se deje claro que en este continente los derechos fundamentales valen y que Cuba es el único país que se resiste a adaptarse a la realidad hemisférica. De todos modos, para esa cumbre nosotros vamos a movilizar algunas iniciativas para demostrar el papel y la relevancia de la sociedad civil.


Escrito por  Nora Gámez Torres 
Fuente:http://angelicamorabeals.blogspot.com 
Continue Leyendo | DEJA SU COMENTARIO AQUI

En un trozo de papel rasgado una receta médica

Poco falta para que los médicos en Cuba terminen escribiendo las recetas en la mano de los enfermos. Formularios no quedan en las consultas. El sistema de salud continúa haciendo aguas.
Receta médica en trozo de papel rasgado (foto del autor)
LA HABANA, Cuba ─ Grisel M. Crespo, se queja por la mala atención que recibió su hija, cuando el pasado viernes 17 de octubre acudió al Cuerpo de Guardia del Hospital General Docente Enrique Cabrera Cossío, conocido como “Hospital Nacional”, ubicado en La Habana, con un intenso dolor de oído. Al ser atendida por el doctor Raúl Marmolejo, especialista en Otorrinolaringología, éste no tenía formularios para recetas médicas.
Grisel nos contó: “El doctor Raúl, después de hacerle el examen físico a la niña y diagnosticarle una otitis media, me dijo con pena que no tenía formularios para escribirme la receta médica. En un papel amarillo me anotó las medicinas y su forma de tomarlas. Me asombré porque me dijo: ‘Disculpa, cuando no hay esos modelos tenemos que hacer estos inventos. Ve al médico de familia con el medicamento descrito en el tratamiento y le pides las recetas, explícale la situación, te anoto mi número de registro, para que no haya problema’.”
La madre fue hasta el Consultorio del Médico de la Familia, pero estaba cerrado. La doctora Lilian Vigó Sayeux y la enfermera Maura Grey Duany, no se encontraban. Fue el sábado 18 y tampoco estaban, tuvo que esperar a la próxima semana.
“El lunes 20 volví al centro médico, por suerte me atendió la enfermera, no estaba la Dra. Lilian, según ella, tenía problemas familiares (la excusa de siempre cuando no vienen a trabajar), le dejé las indicaciones del otorrino a ver si la doctora podía hacerme las recetas, le dije que regresaría el martes 21. Pero me fui para el Hospital, a ver si corría otra suerte, pude conseguir las recetas y finalmente pude comprar los medicamentos. Pase cinco días de maltrato”, reconoce Grisel decepcionada.
Este reportero visitó el Hospital Nacional y el Consultorio del Médico de la Familia.
Indicaciones finales escritas en trozo de papel rasgado (foto del autor)
En el Hospital, un doctor, que prefirió su anonimato, expresó: “Si trabajáramos con computadoras en red, tuviéramos nuestros talonarios en las mismas, todo se registraría en ellas, pero seguimos con el quinqué. Los jefes tienen mucha desconfianza, por esa razón nos dan cierto número de formularios para las recetas. La falta de medicinas en los dispensarios, la venta ilegal de fármacos, etc. Todo eso repercute de cualquier manera en el enfermo.”
En el consultorio médico conversé con la enfermera, le pregunté: “¿Por qué no ha venido la doctora?” Y obtuve por respuesta: “No le puedo explicar. Trataré de llamarla a ver si viene, llame un poco más tarde”.
Sin los medios necesarios para ejercer su profesión, no se justifica, pero se entiende el por qué del maltrato, la falta de ética médica y la indisciplina laboral que minan los servicios primarios de salud en Cuba.
Fuente: http://www.cubanet.org
Continue Leyendo | DEJA SU COMENTARIO AQUI

En pleno carnaval en Santiago de Cuba apuñaló a su hermana

22 octubre 2014

Fue uno de los sucesos más escalofriantes durante la celebración del carnaval de Palma Soriano, dentro de una ola de violencia que sacudió al municipio santiaguero.
En pleno carnaval en Santiago de Cuba apuñaló a su hermana
SANTIAGO DE CUBA, Cuba. -Con la vuelta de los carnavales en Palma Soriano, celebrados entre el 13 y el 19 de octubre pasados, uno de los sucesos más violentos y penosos fue el asesinato de una adolescente de 17 años a manos de su hermano, quien la apuñaló mientras se encontraba en completo estado de embriaguez, en la calle Céspedes del citado municipio, provincia Santiago de Cuba.
Luego de haber sido suspendidos durante un año por los azotes del dengue, los habitantes de Palma Soriano esperaron sus carnavales con mucho entusiasmo, cuenta vía telefónica Perucho Figueredo, vecino del lugar. Sin embargo, desde el comienzo de las actividades, una estela de violencia produjo alarma entre los palmeros, tras múltiples reyertas que cobraron vidas humanas y dejaron lesionados.
Incontables riñas, en las colas para comprar cerveza, o comida, y en los bailables, donde se apreció una violencia pocas veces vista en esta ciudad, fueron la norma durante la semana.
“Como el año pasado se suspendieron los carnavales, parece que la gente quiso desquitarse ahora, porque se veían muchas personas borrachas, cayéndose, no sé si por la mala alimentación o por el deseo tan grande de carnavalear, lo cierto es que por cualquier motivo se iban a las manos o sacaban una navaja”, concluye Perucho.
Fuente: http://www.cubanet.org
Continue Leyendo | DEJA SU COMENTARIO AQUI

La lengua cautiva

Hace unos cuatro meses, el escritor y periodista Andrés Reynaldo publicó en varios medios, un esclarecedor artículo que quiero compartir con el mismo titulo que él usó: La lengua cautiva, por Andrés Reynaldo.
«Toda dictadura se apoya en una inversión moral. En no poca medida, el castrismo ha conseguido trasladar al exilio esa perversión de los valores. Si en Cuba la censura obliga a no llamar a las cosas por su nombre, de este lado suele demonizarse como estridente, troglodita y anacrónica la denuncia exacta y constante. En la Isla se amordaza con el miedo a la policía. En Miami con el miedo a sonar como un extremista.
»Admito que llevan las de ganar. Por lo menos, han conseguido imponernos una enorme dificultad de lenguaje. A diferencia de otros dictadores latinoamericanos, a Fidel y Raúl se les designa como “gobernantes”. Los términos “gobierno” y, en caso extremo, “régimen”, sustituyen a las clásicas definiciones de “dictadura” y “tiranía”. A las figuras que abiertamente abogan a favor del totalitarismo castrista suena mal identificarlas como “colaboracionistas”. A su vez, se descarta como “paranoia” todo esfuerzo de mostrar la actividad persistente, coordinada y apenas disimulada de la Seguridad del Estado entre los exiliados, principalmente en Miami.
»Los censores totalitarios no solo apuntan a reprimir la expresión pública de la verdad sino también a destruir el razonamiento y la memoria. Uno de sus principales logros consiste en divorciar la emoción de la objetividad. En ese lavado de espíritu, la exposición de los horrores de Fidel y Raúl y el reclamo de una debida justicia son mellados por una retórica que disfraza en su imparcialidad la intención de que las víctimas renuncien, incluso, a su derecho a dolerse. Ya en el colmo de la manipulación, se nos invita a adoptar esa lengua corrupta a fin de no parecernos “a ellos”.
»Al no llamar al castrismo por su nombre y apellido resulta complicado situarlo en sus alternantes familias. Esa familia, hoy por hoy, es el fascismo. Un fascismo que aprovecha la convocatoria del tradicional pensamiento revolucionario de la región y la contundente experiencia represiva del comunismo. Para cualquier mediocre lector de Historia las claves están a la vista. La gran excepcionalidad cubana consiste en impedir que las irremediables deficiencias inherentes a estos fenómenos afecten de manera terminal el control de los hermanos Castro.
»En tiempos de la Guerra Fría, la coartada nacionalista y antiimperialista consiguió que una parte del mundo no juzgara a Fidel como uno de los más serviles y agresivos peones del totalitarismo soviético. Ahora, Raúl pretende imponerle un aura de liberadora modernidad a esta nueva fórmula de dominio. Tal como el comunismo castrista constituyó una de sus más asfixiantes variantes, el fascismo raulista se proyecta con menores espacios a la empresa privada autóctona, al marco legal de los ciudadanos y a la organización gremial que los canónicos modelos de Mussolini y Hitler.
»Digámoslo, entonces, como hay que decirlo. Apostar por la hipotética conversión del verdugo sin abogar por el inmediato restablecimiento del derecho del oprimido no te convierte en un opositor moderado, con una exquisita visión estratégica, sino en un cómplice con conocimiento de causa. Por muy empresario, por muy cardenal, por muy novelista que seas. Sean buenas o malas tus intenciones, quien no se opone frontalmente al fascismo (y en general a toda forma de injusticia) deja de pertenecer al ámbito natural de las personas morales. ¿O no?
»La monstruosidad de la causa no deja espacio para la legitimidad de sus gestores y simpatizantes. Que Ramiro Valdés sea un correcto caballero no lo exime de ser un asesino. Que la Iglesia Católica no quiera un baño de sangre no la obliga a celebrar misa por Chávez. A Raúl, a sus herederos dinásticos y a su mafia vasalla hay que pedirle lo que universalmente se le ha pedido a los tiranos. Lo que una vez supimos pedirle a Gerardo Machado y a Fulgencio Batista: ¡que se vayan!»
Hasta aquí el artículo de Andrés y lo que él expone me toca muy de cerca, porque soy de las que, invariablemente, llamó a las cosas por su nombre. Sin rodeos llamo a los Castro: asesinos, dictadores y tiranos. Y a sus acólitos: miserables y canallas.
Ese lenguaje, que es legítimo y puntual, sé que muchos me lo critican, «esos», los mismos que apunta Andrés Reynaldo.
Para «esos» mi respuesta es invariable: Lean el periódico Patria y a su director José Julián Martí y Pérez, maestro de periodistas y dueño del lenguaje.
A él no le pudieron encadenar su lengua, porque siempre dijo: ¿Del tirano? Del tirano di todo, ¡di más!; y clava con furia de mano esclava sobre su oprobio, al tirano.
Fuente;http://perezcrespo.wordpress.com Escrito por Nancy Pérez-Crespo
Continue Leyendo | DEJA SU COMENTARIO AQUI

“Impotencia” del joven cubano

El uso de la Viagra se ha vuelto popular entre los jóvenes de la isla. ¿Es sólo una moda más o habrá alcanzado la impotencia niveles patológicos?
“Impotencia” del joven cubano
LA HABANA, Cuba. –Siempre se ha dicho que en Cuba, con el calor y las pocas opciones recreativas, los jóvenes terminan entregando su tiempo libre a lo único que se puede hacer todavía en la isla, sin mayores ataduras: el sexo. Al ser tan frecuentes estas prácticas, ellos van buscando variantes, nuevas formas para evitar la monotonía. La más reciente, que se ha vuelto muy popular, es el uso de la Viagra.
La mayoría de estos jóvenes consume el Citrato de Sildenafilo (Viagra) sin presentar disfunción eréctil, buscan sólo prolongar el acto sexual. Por lo tanto, deben adquirir estas pastillas en el mercado negro. La forma legal de hacerlo es a través de una receta médica. Según un entrevistado de 27 años que prefirió el anonimato, la Viagra de 100 mg se vende en la calle a 1 dólar con 25 centavos la pastilla.
“Las pastillas le vuelan a los vendedores, a cada rato se ven personas llamándolos para comprar. La mayoría son viejos”, añadió el joven. Recientemente Cubanet publicó un reportaje al respecto, titulado La venta ilegal de medicamentos en Guantánamo.
Sin embargo, tal práctica conlleva riesgos para la salud. Debido al uso innecesario de los que la consumen, muchos de ellos terminan acudiendo al hospital por hipertensión arterial, uno de los posibles efectos secundarios.
“La tomé por embullo de un amigo y terminé en el hospital con la presión arterial por los cielos, tenía la máxima en 200, casi me reviento”, cuenta Alejandro Corrales, con cara de no volver a repetirlo.
Lo cierto es que los jóvenes cubanos hoy día prefieren poner en riesgo su salud, con tal de mantener una actividad sexual constante y duradera, y de esta forma evaden la frustración y el aburrimiento que la cotidianidad les ofrece.
Fuente: http://www.cubanet.org 
Continue Leyendo | DEJA SU COMENTARIO AQUI
Google
la WebECIntransigente

Traductor

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Ultimos Artículos

Noticias de Estados Unidos

Humor Cubano

El Cubano Intransigente. Con la tecnología de Blogger.